Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El imparable ascenso de Max Verstappen

ABC ABC 06/05/2016
El holandés ya se ha hecho con el asiento de Red Bull tras los errores de Kvyat. © Getty El holandés ya se ha hecho con el asiento de Red Bull tras los errores de Kvyat.

Con solo 18 años, Max Verstappen sigue su escalada meteórica hacia la cima de la Fórmula 1. A partir del GP de España (15 de mayo), el holandés pilotará un Red Bull, el de Daniil Kvyat, a quien los dirigentes han descendido al filial Toro Rosso.

Hijo del expiloto de F1 Jos Vertsappen, que compartió el coche Benetton con Michael Schumacher, Max solo lleva un año y medio en la F1, pero ya ha dado mucho que hablar. Sus ambiciones son enorme.

Max Verstappen debutó en la F1 en marzo de 2015, en el Gran Premio de Australia, con solo 17 años y medio... sin ni siquiera tener permiso de conducir. La Federación Internacional del Automóvil (FIA) modificó su normativa para que este tipo de casos de precocidad no vuelvan a ocurrir.

El joven Verstappen hechizó al Dr. Helmut Marko, asesor personal de Dietricht Mateschitz, el dueño de Red Bull. Y lo elevó a la escudería Toro Rosso sin pasar por lo escalones intermedios de la GP3 o la GP2, como hacen la mayoría de los pilotos. Casi del karting a la Fórmula 1.

Es un piloto muy rápido y a menudo intenta realizar maniobras peligrosas. En general, suele funcionar. Durante 2015, fue uno de los pilotos que más adelantamientos hizo en carrera (49 en 19 GP). Fue nombrado piloto debutante del año.

Verstappen se ha adaptado sin problemas a la crueldad de la Fórmula 1. Parece un tipo sin escrúpulos. Más de una vez ha dicho que «mi padre me patearía las pelotas» si no hubiera intentado realizar alguna de las maniobras arriesgadas que ha desplegado durante año y medio.

MÁS EN MSN

-Red Bull se carga a Kvyat

-Kvyat, otra víctima de la 'trituradora' Red Bull

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon