Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'infierno' de un rookie de los Knicks en su debut NBA

BASKET4US BASKET4US 22/11/2016 Pablo Lopez
El 'infierno' de un rookie de los Knicks en su debut NBA © BASKET4US El 'infierno' de un rookie de los Knicks en su debut NBA

El encuentro disputado entre New York Knicks y Atlanta Hawks fue el partido en el que Marshall Plumlee cumplió su sueño de jugar en la NBA luego de ser llamado por sorpresa por un empleado del equipo que lo solicitó para que defendiera a Dwight Howard. Sin embargo, llegar al Madison Square Garden fue toda una odisea.

Plumlee pertenece a Westchester Knicks, el equipo filial de de la franquicia en la D-League. Allí juega desde el pasado verano tras no ser elegido por ningún equipo en el draft de este año. Firmó con New York, pero fue llevado a su equipo de desarrollo.

A pesar de esto, su hora le iba  a llegar tras confirmarse la lesión de Joakim Noah, la cual cambió por completo sus planes. Cuando el pívot de 24 años recibió la llamada se estaba preparando para el partido que Westchester iba a jugar ese mismo día. Rápidamente alistó sus cosas, empacó su maleta, y salió de su casa ubicada a más de 54 kilómetros del MSG, en Manhattan.

Marshall Plumlee y su travesía para poder jugar un partido oficial

Para llegar a tiempo, tuvo que hacer de todo: su carrera contra el reloj empezó cuando tomó un tren que lo llevó hasta la estación Gran Central en New York. Pese a esto, todavía estaba lejos de llegar, y faltaba poco para que iniciara el encuentro. De tal forma que salió de la estación y tomó un taxi con la esperanza de llegar así más rápido.

No contaba con el volumen de tráfico de la ciudad, quedando atrapado en éste. Desesperado, prefirió terminar el recorrido corriendo por las calles hasta llegar al escenario deportivo. Cuando lo hizo, el partido ya se encontraba en la mitad del primer cuarto.

“Cuando llegué me preguntaron si necesitaba calentar y les dije que no, que ya había calentado mientras corría hacia el partido", explicó el jugador cuando terminó el partido.

Su carrera no fue en vano. Plumlee vivió su primer partido en la NBA cuando fue llamado por su entrenador recién inició el segundo cuarto. Jugó 5:36 minutos, donde capturó un rebote. Todo lo vivido para poder jugar ese corto tiempo fue suficiente para llenar al rookie de emoción.

La felicidad completa se dio cuando su equipo ganó el compromiso, hecho que los deja con un balance de 6-7, aunque en la tabla general aparecen en la novena posición de la Conferencia Este, indicador que les obliga a mejorar con el paso de los días.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BASKET4US

image beaconimage beaconimage beacon