Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El joven argentino Schwartzman sueña con su duelo ante Federer

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 27/05/2014 EFE
© Image MundoDeportivo.com

El joven tenista argentino Diego Schwartzman sueña con el duelo que mañana miércoles le enfrentará contra el suizo Roger Federer en Roland Garros, el primer Grand Slam en la carrera del albiceleste, y que le permitirá medirse contra el jugador más laureado de la historia de este deporte.

Schwartzman no conocerá la pista central, porque los organizadores han programado su duelo en la Suzanne Lenglen, la segunda en importancia del complejo parisiense. Pero eso no evitará que casi 10.000 espectadores posen sus ojos en este jugador de 21 años que ha pasado de pasear su raqueta por "challengers" a desafiar a una leyenda viva en París.

Schwartzman, su rostro aniñado, colorado, su melena rubia, quedaron el pasado domingo postergados por una sonrisa franca, la de un tenista que sabía que con su triunfo ante el portugués Gastao Elis en primera ronda se ganaba entrar entre los 100 mejores del mundo.

Pero al él lo que más le emocionaba, lo que realmente le ilusionaba, era poder batirse contra un tenista que dominaba el circuito cuando él jugaba sus primeros partidos.

En los once años de diferencia que hay entre ambos cabe el palmarés más poblado de la historia del tenis y una ilusión desbordante, y eso era lo que más llamaba la atención del joven argentino nada más ganar su primer duelo en un Grand Slam.

"Jugar contra Roger va a ser un sueño, me van a pasar muchas cosas por la cabeza, mis primeros entrenadores, la gente que me apoyó", afirmó el argentino.

Casi lo de menos será el resultado, a menos que el jugador, procedente de la fase previa, no dé la sorpresa, que tendría dimensiones estratosféricas.

Que el 104 del mundo le gane al cuarto es algo, que un jugador que solo ha disputado un partido en toda su vida a cinco sets contra el que más victorias cuenta en los grandes es un buen ejemplo del abismo que separa a ambos tenistas.

Schwartzman promete respeto, porque los mitos lo exigen. Pero también batalla.

"Por supuesto que hay que respetarlo, porque es quizá el mejor de la historia, pero una vez dentro de la pista ya no, hay que estar al cien por cien. Y también tratar de disfrutar", afirmó.

El joven argentino se ha armado con los consejos de sus compatriotas que ya jugaron contra Federer, como su amigo Juan Mónaco o el lesionado Juan Martín del Potro, con quien se entrenó en muchas ocasiones.

"Siempre te ayuda conocer lo que piensan jugadores que han estado a su nivel y saber qué puedes hacer para sacarte de la cabeza que juegas contra Federer, que no me afecte mucho mentalmente", dijo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon