Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Lugo cierra con salvación y renovación de Setién un año de más a menos

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 08/06/2014 EFE

Lugo, 8 jun (EFE).- El Lugo ha cerrado con la salvación en la Liga Adelante y la renovación de su entrenador, Quique Setién, un año en el que fue de más a menos y en el que no certificó el objetivo hasta la última jornada, a pesar de que durante buena parte del campeonato estuvo en los puestos de privilegio de la clasificación.

Después de haber ampliado el capital en junio de 2013 y haber garantizado su continuidad en la categoría de plata por segunda temporada consecutiva, la tercera en toda su historia, la quinta campaña de Setién como técnico rojiblanco comenzó con algunas dudas que no tardaron en disiparse.

La victoria se le resistió en las dos primeras jornadas, pero después sumó cuatro triunfos en cinco partidos y llegó a situarse en puestos de promoción de ascenso por primera vez en su historia.

Incluso alcanzó la segunda posición de la tabla, pero en la recta final de la primera vuelta, el Lugo, que en Copa del Rey eliminó al Mirandés y cayó ante el Recreativo de Huelva, encadenó siete encuentros seguidos sin ganar, sumó solo dos puntos y empezó a ceder posiciones.

Se recompuso con tres empates seguidos y alternó triunfos y derrotas en los siguientes cinco encuentros, lo que le volvió a situar en la zona alta de la clasificación, con opciones de dar la sorpresa y colarse en la promoción de ascenso en una liga muy igualada.

La goleada ante la Ponferradina (3-0) el 19 de abril prácticamente le garantizaba la permanencia y abría un horizonte esperanzador, pero el equipo no se lanzó hacia el ascenso, sino que empezó a flojear con la relajación de saber que el objetivo del curso estaba prácticamente conseguido.

Como en la primera vuelta, encadenó seis encuentros sin ganar, solo sumó dos empates, ante el Deportivo y el Hércules, y llegó a la última jornada todavía con los deberes básicos por hacer.

Apenas tenía el 4 por ciento de posibilidades de bajar, le bastaba con un empate ante el Mirandés para salvarse, pero se llevó los tres puntos y condenó a la Segunda B a su rival.

Y la permanencia no fue la única noticia que dejó la última jornada para el Lugo, que amplió la relación con Quique Setién cuando parecía que el técnico iba a poner fin a su etapa en el club.

La temporada que viene, el preparador cántabro afrontará su sexta temporada consecutiva en el banquillo rojiblanco que, al igual que en las últimas campañas, tendrá que reestructurar el equipo porque solo nueve jugadores tienen contrato.

1010152

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon