Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Madrid da otro gatillazo

Marca Marca 18/05/2014 marca.com

La ansiada novena tendrá que esperar: el Real Madrid perdió por segundo año consecutivo la final de la Euroliga, 86-98, y el Maccabi dio la campanada al imponerse en una prórroga de infarto.

El guión blanco se repitió como en Londres: victoria en semis ante el Barcelona y derrota en la final ante la teórica Cenicienta que sorprendía en semis al poderoso CSKA de Messina solo que esta vez fue el Maccabi en lugar del Olympiacos.

"Nunca subestimes el corazón de un campeón". Lo dijo Rudy Tomjanovich en la celebración del segundo título consecutivo de los Rockets aprovechando el respiro temporal de Michael Jordan. Unas semanas antes todos daban por muerto a los Rockets antes de playoffs pero él hizo creer a sus jugadores. Eran el vigente campeón y se merecían una oportunidad.

David Blatt, que se da cierto aire a Tomjanovich y podría dirigir al CSKA la próxima campaña, bien lo podría decir en el parqué del Mediolanum Forum de Milan. El Maccabi llegaba a Milan con la etiqueta de Cenicienta y acabó bailando con el trofeo de campeón de la Euroliga tras dejar en la cuneta a Messina y su CSKA y al favoritísimo Madrid de Pablo Laso y su balance de 'destroza récords'.

En semis remontaron 15 puntos y en la final una desventaja de 11 puntos (26-15 min.14) tras un 19-2 del Madrid guiado por Llull y un pletórico Reyes. Blatt hizo creer a los suyos sacando a relucir el ADN histórico del Maccabi: lucha siempre hasta el último segundo.

Dos veteranos como Smith y Blu mantuvieron al Maccabi con la ayuda de Hickman y en la prórroga (73-73) Rice se vistió de ejecutor. Con su pinta de jugador de playground hizo lo que le dio la gana con 8 puntos seguidos, lanzó un alley-oop a Tyus y con otros dos tiros libres puso el 79-85 a falta de 2.22. Ahí se acabó todo para el Real Madrid pese a sus intentos desesperados finales.

Baloncesto / Euroliga. Cae en la prórroga © Baloncesto / Euroliga. Cae en la prórroga Baloncesto / Euroliga. Cae en la prórroga

Al Madrid se le escapó la prórroga. Nada le salió bien en estos últimos cinco minutos. Una serie de pequeños errores en forma de balones perdidos, rebotes defensivos no capturados y canastas fáciles no anotadas durante la segunda mitad del partido acabaron siendo una losa demasiado pesada.

Sergio Rodríguez, flamante MVP, no paró de intentarlo y contó con la ayuda de un Rudy Fernández que jugó la final con un dedo roto y de un Felipe Reyes pletórico, pero no bastó. La Euroliga por segundo año consecutivo se le escapa al Madrid por el sumidero. Un golpe durísimo tras una brillante temporada pulverizando récords que ahora parecen pequeños a la sombra del título del Maccabi nueve años después.

El Madrid no pudo explotar sus armas, le costó correr, añoró la producción de Llull y Mirotic (2/7 en tiros de dos) y no aprovechó la supuesta superioridad de sus pívots encomendándose en exceso a la fortuna del triple: 11/34 desde el perímetro por 17/40 en tiros de dos. Y en defensa, su otra seña de identidad tampoco estuvo fino -salvo por los tapones de Bourousis- y concedió demasiados segundos tiros y cómodas opciones desde el perímetro.

Al final, un gran cúmulo de pequeñas grandes cosas en forma de importantes detalles acabaron sepultando las opciones del Madrid. La Novena tendrá que esperar y el Maccabi celebra la inesperada machada.

Cruel final europeo para un equipo que ha deslumbrado con su baloncesto, su forma de interpretar este juego dando espectáculo y que ha captado a muchos nuevos fieles a la causa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon