Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Madrid se agarra al doblete para levantarse tras el mazazo

AS AS 20/05/2014 Ricardo González
Carroll, Díez y Reyes, con Draper y Mirotic al fondo, abatidos tras la final. Para el capitán fue la derrota más dura de su vida. © Rodolfo Molina Carroll, Díez y Reyes, con Draper y Mirotic al fondo, abatidos tras la final. Para el capitán fue la derrota más dura de su vida.

Si por mi fuera, olvidaríamos la derrota mañana mismo. Estoy orgulloso de mis jugadores”, aseguraba Pablo Laso instantes después de caer por segunda vez seguida en la final de la Euroliga. No les será tan fácil. “Tardaremos bastante tiempo en recuperarnos”, dijo el viernes Xavi Pascual tras la paliza en la semifinal. Situación extrapolable ahora al Madrid. El equipo está tocado anímicamente y necesitará días para recuperar la alegría. No los tiene. Ni siquiera podrá guardar luto con este calendario de locos. Esta noche recibe al Gipuzkoa (20:45, RM TV) en un partido importante. Si gana, asegurará el liderato de la Liga regular, la ventaja de cancha en todos los playoffs. Pero si pierde, empatará con el Valencia y se jugará el primer puesto el domingo en la pista del Unicaja. Son dudas Rudy, por la lesión en el dedo, y Mirotic, que está previsto que sea padre en el día de hoy.

Hay Liga. Y a ella se agarran los blancos para levantarse de la derrota con el Maccabi. Se conjuran para lograr un doblete (Liga y Copa; bueno, y Supercopa) que sería histórico por el tiempo que hace que el Madrid no lo consigue: 21 años, desde 1993, en la primera campaña de Sabonis en el club.

El estado anímico de la plantilla se resume con sus mensajes en las redes sociales. Sergio Llull asumió una responsabilidad digna de un capitán, el segundo del equipo tras Reyes: “Me siento bastante culpable de esta dolorosa derrota por mi mal partido. Triste y decepcionado conmigo mismo. Toca levantarse y seguir trabajando. Felicito al Maccabi­ por ser el justo vencedor y le doy las gracias a nuestra afición por el apoyo. Os debemos una”. Mirotic, que no pudo sacar ventaja ante jugadores más bajitos, también se mostró abatido: “Realmente jodi... por lo ocurrido. No hay otra que luchar y unirse por el título que queda”. Y Dani Díez incidía: “Estamos todos muy mal”. La visión más optimista la ponía Sergio Rodríguez: “Para perder la final hay que jugarla. Muy orgulloso del equipo y del trabajo de toda la temporada. Ahora, ¡a por la Liga!”.

Ya lo ven, la ACB como quitapenas de una derrota muy dolorosa. “La más dura de mi carrera deportiva”, dijo Reyes, 34 años, en la élite desde 1999. Por ser la segunda seguida y por ser el Real superior sobre el papel. Pero el Maccabi llegó en su mejor momento, con confianza plena, y firmó su tercer partido ajustado ante los blancos. Fue su primer triunfo, el más valioso. Al Madrid le queda la sensación de no haber demostrado su potencial. El estado de forma de Carroll, clave hace un año ante los de Blatt (3-0 en cuartos), y la baja de Draper, buena opción ante el MVP Rice, lastraron al grupo. Hay tarea: aprender a ser mejor en las finales.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon