Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'mosqueo' de Morata

Marca Marca 18/07/2016 José Félix Díaz
El jugador duda de poder competir en igualdad de condiciones con la BBC © Getty El jugador duda de poder competir en igualdad de condiciones con la BBC

Cuestión de confianza. No hay más secretos en una relación que Real Madrid y Álvaro Morata están obligados a reconducir de manera inmediata. El delantero madridista, de sentimiento y de contrato, está citado el próximo miércoles para pasar reconocimiento médico y viajar con destino Montreal para incorporarse a la disciplina de trabajo impuesta por Zinedine Zidane.

Morata no las tiene todas consigo. Quiere jugar, sentirse importante, algo que logró en la Juve pese a mantener una relación un tanto fría con Allegri y que le ha prometido Antonio Conte en el Chelsea. El técnico italiano habló con él durante la Eurocopa y prácticamente lo hace a diario contándole el proyecto que tiene en su cabeza para él y para los que pueden ser sus compañeros en la Premier.

Llamada de Zidane

El club inglés pone sobre la mesa, de momento, 60 millones de euros para lograr su fichaje y un importante contrato para el jugador superior al que ya tiene con el Real Madrid y que fue firmado y rubricado antes de su marcha a la Juve. Las dos partes (club blanco y agente del jugador) tienen pendiente una reunión para hablar de una mejora de contrato que todavía no se ha producido. Ni ha firmado ni han negociado el tema económico por el momento.

Zidane llamó a Morata para hacerle ver que cuenta con él, que quiere tenerle a su lado. La conversación no duró más de dos minutos, pero el francés esperar tener la oportunidad de volver a hablar con el delantero esta misma semana en Montreal y explicarle al detalle el papel que puede jugar en el Real Madrid.

El delantero duda de ese papel. Sabe que en este inicio de temporada, el próximo día 9 de agosto el Real Madrid ya tiene que hacer frente su primer partido oficial con la Supercopa europea en juego, se va a convertir en imprescindible por aquello de la lesión de Cristiano Ronaldo y por la fecha de regreso de Gareth Bale a los entrenamientos.

Le motiva el panorama que tiene por delante en el arranque de la temporada, pero la duda llega cuando todo vuelva a su ser y allá por el mes de septiembre la BBC esté enchufada y alcanzando su mejor punto de forma. Las preguntas que se está haciendo el internacional hablan de si a partir de ese momento, podrá luchar en total igualdad de condiciones con los intocables blancos, tal y como en su día dijo Zidane y que el tiempo así lo ha demostrado.

Sin puesto asegurado

El técnico francés quiere convencer a Morata con hechos y no con palabras. Los argumentos que utilizará Zizou señalan a James e Isco y su suplencia durante determinados momentos de la temporada pasada, como ejemplo de que para él todos los jugadores son iguales con independencia del nombre que luzca en la camiseta.

Mientras, el Real Madrid, sus dirigentes, cuentan con Morata pero también saben que todavía hay incógnitas por resolver. Valoran lo que puede aportar en lo deportivo y que también puede ser un gran activo económico. Hasta ahora se han mantenido firmes con todas las propuestas llegadas. Otra cosa será si sobre la mesa ponen 80 millones de euros, cifra que podría significar el adiós de algún que otro jugador.

Morata y su entorno buscan una solución definitiva antes de que el jugador se vuelva a colocar la blanca, tanto si es para darle continuidad a su segunda etapa en el Real Madrid o bien para buscar hogar en Londres. Allí le esperan Antonio Conte y Roman Abramovich. En Madrid, Zidane y Florentino Pérez.

El delantero debe deshojar la margarita de manera definitiva esta semana. Es consciente que en el momento que se ponga la camiseta del Real Madrid de nuevo, va a ser muy complicado decir que no. Y es que el delantero lleva al equipo blanco muy dentro.

MÁS EN MSN

-Así es el preparador "inhumano" que quiere Zidane

-Casillas ya calienta banquillo en el Oporto

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon