Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Mundial más txuri urdin desde 1998

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 03/06/2014 Xabier Isasa

Cuatro jugadores representarán a la Real en la más importante competición futbolística que arrancará en Brasil el próximo 12 de junio. Aunque bien pudo ser alguno más, ya que Chory Castro o Iñigo Martínez estuvieron en las quinielas de Uruguay y España, respectivamente, finalmente serán Claudio Bravo, Antoine Griezmann, Haris Seferovic y Liassine Cadamuro los jugadores de la Real que participen en el Mundial. Una de las cifras más altas que ha presentado el club txuri urdin en toda su historia.

La última vez que cuatro futbolistas de la Real jugaron un Mundial fue en Corea y Japón. De Pedro, Khokhlov, Karpin y Nihat participaron en un campeonato del mundo en el que bien pudo estar también Tayfun, que se cayó en el último momento de la preselección. Era el verano previo a la temporada del subcampeonato (02/03) y ese estratosférico nivel que evidenciaría, posteriormente, el conjunto txuri urdin, se vio reflejado, de alguna manera, en la Copa del Mundo. Valga ese mismo termómetro para comprobar que entre la cita asiática y la de este año 2014 en Brasil, la única presencia blanquiazul en un campeonato mundial es la de Claudio Bravo en Sudáfrica 2010, síntoma inequívoco del descenso de potencial en la plantilla en los albores del nuevo siglo, con descenso a Segunda incluido. En Alemania 2006, por primera vez en muchos años, la Real no tuvo un solo jugador representando los colores txuri urdin en el torneo.

Los campeones, media España

Aunque en 2006 se hiciera extraño que ningún realista fuera convocado, fue lo habitual en la primera mitad de siglo. Martín Marculeta, en Italia 34', e Ignacio Eizaguirre, en Brasil 50', fueron dos islas en un desierto de incomparecencias hasta finales de los setenta. Durante seis Mundiales consecutivos, los que se jugaron entre 1954 y 1974, la Real no aportó ningún futbolista a los diversos seleccionados, hasta que Arconada fue convocado para Argentina 78'. Fue el prólogo de la hegemonía que mantendría la Real en los albores de los ochenta, coincidiendo con los títulos ligueros txuri urdin. El Mundial de España fue el máximo exponente de este dominio ya que el seleccionador, José Emilio Santamaría, se llevó hasta seis jugadores txuri urdin a los que, posteriormente, se les culpabilizaría del horrible papel del combinado estatal en el campeonato jugado en casa.

Después de otro Mundial en blanco, Górriz protagonizó un caso de internacionalidad tardía, a los 32 años, que le permitió jugar el Mundial de Italia, donde coincidió con Aldridge. Ocho años después, en Francia 98, la Real contó con la segunda mejor cosecha de internacionales en la Copa del Mundo de su historia (cinco) , coincidiendo con otra gran generación de jugadores que llevó al equipo a ser tercero en la Liga

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon