Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Mundial trae un metro bilingüe y los paulistanos bromean con el 'gringo'

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 12/06/2014 EFE

Antonio Torres del Cerro

São Paulo, 11 jun (EFE).- En la víspera de comenzar el Mundial, muchos paulistanos que van en metro coinciden en bromear con una novedad dirigida a los extranjeros, la megafonía en inglés instalada en la red de São Paulo, que acoge el inaugural Brasil-Croacia.

"Me parece bien, que traduzcan las estaciones en inglés, así los gringos (como se conoce a los turistas foráneos en Brasil) se orientan mejor", dijo a Efe un veinteañero usuario del suburbano que viajaba junto a una amiga.

Al subirse en la estación República, en el centro histórico de la megalópolis, los dos jóvenes se miraron y dibujaron una sonrisa de complicidad y extrañeza.

Escuchar un inglés con acento británico para anunciar la parada Anhangabaú, nombre indígena del valle que atraviesa el corazón de la urbe, no era algo a lo que estuviesen habituados. "Esto aquí nunca fue así", prosiguió el joven.

El "Next Station" ("próxima estación") fue blanco de chacota por muchos usuarios, sobre todo de los más jóvenes.

Ya recuperada de una huelga que paralizó el servicio durante casi cuatro días, la línea roja de metro es la que une el corazón de São Paulo con la populosa zona este de la ciudad.

Y es también la que llevará a decenas de miles de seguidores al Arena-Corinthians, escenario del partido inaugural.

Durante las 13 paradas desde República hasta la estación Corinthians-Itaquera, destino final de los futboleros, la pareja de amigos no paró de discutir sobre pros y contras de la megafonía bilingüe.

"Creo que está bien, pero deberían ponerlo también en otros idiomas", rebatió la joven. La ciudad espera esta primera fase a croatas, belgas, holandeses e ingleses. Ellos son prototipos de 'gringos', sobre todo los más rubios.

Aunque São Paulo, la segunda mayor ciudad latinoamericana fundada por un jesuita español, sea líder cada año en el capítulo de turismo por negocios y acontecimientos, todavía no se había instalado la traducción de la megafonía en inglés. Fue el Mundial, o la 'Copa' como la llama al torneo los brasileños, el que lo trajo.

Lo que no trajo fue un estadio listo. El Arena Corinthians, popularmente 'Itaquerão', estaba aún con varios detalles por acabar, algunos llamativos.

Una de las gradas del fondo estaba todavía bajo los cuidados de algunos operarios, que se luchaban contra el reloj cuando faltaban apenas 24 horas para el comienzo del torneo más mediático del mundo a la par de los Juegos Olímpicos.

El intenso olor a pintura, los carteles provisionales (y mal colocados en muchos casos), ruido de radiales, andamios en funcionamiento y vestigios de materiales de construcción salpican la visita al coliseo.

Mañana, el Itaquerão tendrá su teste de exigencia. unos 60.000 espectadores y cientos de millones de audiencia escudriñarán el estadio que tantos dolores de cabeza ha dado a la organizadora FIFA.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon