Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El nuevo giro del caso se acerca a la lógica mantenida por el Barcelona

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 17/06/2014 EFE

Barcelona, 17 jun (EFE).- El nuevo giro que ha tomado el caso Neymar, después de que la Fiscalía haya pedido hoy al juez Pablo Ruz que llame a declarar al padre del jugador y posponer su decisión sobre la declaración del presidente azulgrana Josep Maria Bartomeu, se acerca más a la lógica que desde el principio del caso ha mantenido la entidad azulgrana.

Según ha podido saber EFE, los servicios jurídicos del club habían pedido por escrito al juez Pablo Ruz que esperara a tomar declaración al expresidente Sandro Rosell y al responsable legal del club, Antoni Rossich, -prevista para el 22 de julio- antes de tomar en consideración llamar a declarar a Bartomeu y al vicepresidente económico Javier Faus.

Hoy el fiscal José Perals ha pedido al juez que requiera al padre de Neymar las facturas del año 2013 correspondientes al cobro del 5 por ciento de comisión sobre los ingresos fijos y variables del jugador y de la sociedad N&N, derivado del contrato de representación y gestión, firmado hace un año.

El club azulgrana presentó un escrito para eludir una hipotética declaración de Bartomeu y de Faus, atendiendo a que tras la declaración de Rosell y de Rossich, representante del Barça, la Fiscalía y el juez dispondrían de muchos más elementos para evaluar el asunto.

La imputación de Rosell y de Rossich se produjo tras un informe de la Agencia Tributaria, fechado el 30 de mayo, que recoge que el Barcelona habría cometido un delito fiscal cifrado en 9,1 millones de euros, aunque esta versión no concuerda con la interpretación realizada desde el club azulgrana.

El Barça considera que en el citado informe no se recoge la existencia de un delito fiscal, sino que habla de que se había eludido el pago de impuestos y en ningún caso de que exista simulación contractual.

"Ofrecen una explicación razonable porque no tienen toda la información y realizan una interpretación parcial del asunto que no se ajusta a la realidad", ha asegurado una fuente azulgrana conocedora del asunto.

La principal diferencia de interpretación radica en la tributación de los 40 millones de euros que el Barça abonó a la empresa N&N en concepto de indemnización por modificar la fecha del fichaje -se adelantó un año la operación-.

Según Hacienda se trata del pago de un salario, mientras que el club catalán considera que es un abono de derechos de fichaje vinculados a los derechos federativos.

En cualquier caso, el Barcelona explica que N&N tributó los impuestos por los 40 millones de euros (8 millones por beneficios empresariales) en Brasil y que por lo tanto no se puede producir "una doble tributación" al respecto.

Tras la declaración de Rosell y de Rossich, el Barça confía que el juez tendrá "la información suficiente" para que se ponga en duda el posicionamiento inicial.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon