Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El obstáculo entre Mou y el Real Madrid

Goal.com Goal.com 18/12/2015 Alberto Piñero y Ben Hayward
El técnico portugués, José Mourinho. © EFE El técnico portugués, José Mourinho.

¿Podría José Mourinho volver al Real Madrid? La segunda etapa del entrenador portugués en el Chelsea llegó a su fin este jueves y ya se habla de un posible regreso al Santiago Bernabéu. Sin emgargo, contratarle de nuevo representaría un riesgo considerable.

Mourinho pasó tres temporadas al mando del club blanco entre 2010 y 2013. Ganó una Copa del Rey, una Liga y una Supercopa de España, lejos de lo esperado cuando Florentino Pérez le reclutó tras alzar la Champions con el Inter en 2010.

Siempre una figura polémica, el portugués protagonizó un controvertido conflicto con el entonces capitán madridista, Iker Casillas, y aunque el portero ya no se encuentra en la filas del club merengue, la mala relación con otros de los pesos pesados de la plantilla hace que una vuelta de Mourinho sea, si no improbable, al menos arriesgada.

Cuatro de los actuales capitanes, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo y Cristiano Ronaldo, todos acabaron de mala manera con el entrenador de 52 años. Así, un posible regreso del ex técnico blanco como hipotético reemplazo de Rafa Benítez podría enfurecer o al menos molestar a un vestuario ya algo inquieto tras los problemas de las últimas semanas.

Ramos tuvo un desencuentro público con Mourinho tras una derrota ante el Barcelona en casa en enero de 2012, cuando el portugués preguntó al defensa por qué él y Pepe habían intercambiado los marcajes en un saque de esquina.

Mourinho le dijo a Ramos que el defensa tendría que haber estado marcando a Carles Puyol cuando anotó de cabeza y el jugador le contestó que él y Pepe se habían cambiado porque Gerard Piqué y su compañero catalán estaban haciendo pantallas para crear espacios para otros. El portugués le recriminó y le dijo: "¿Qué pasa, que ahora juegas a ser entrenador?".

Ramos respondió diciendo que Mourinho no podía entenderlo. "Como usted nunca se ha vestido de corto, no sabe que a veces se dan esas situaciones," señaló. El defensa también fue castigado por Mourinho el siguiente enero tras una derrota ante el Sevilla después de que su entrenador le criticara públicamente, quedándose fuera del once en el partido de Champions contra el Manchester City. Luego, quiso apoyar a su compañero Mesut Özil, muy cuestionado por su entrenador, llevando una camiseta del alemán debajo de la suya para poder celebrar un gol con ella.

El defensa después negó la información en un artículo que apareció en Marca que aseguraba que él y Casillas le habían dicho a Florentino Pérez: "Presi, o se va Mourinho o nos vamos nosotros..." Sin embargo, cuando el portugués se marchó en junio y llegó Carlo Ancelotti, Ramos le decía a quién se interesara que el italiano era un gran entrenador y que "se nota que también fue un jugador top". De Mourinho, quería destacar que no lo fue.

Por su parte, Marcelo nunca se ganó la confianza de Mou. El entrenador portugués trajo a Fabio Coentrao por el desorbitado precio de €30 millones, proveniente del Benfica, y alineó poco al lateral brasileño en sus últimas dos temporadas en Madrid. Y cuando el jugador se lesionó en 2012-13, Mourinho le acusó de no estar jamás en su mejor nivel físico.

Con Pepe hubo otro divorcio. El defensa había sido el jugador que más simbolizaba el fútbol guerrero de su entrenador, pero se quedó marginado tras tener la osadía de defender a Casillas. "Las palabras del entrenador no fueron las más adecuadas," aseguró después de que Mourinho dijera que su error más grande había sido no fichar antes a Diego López.

Días después, el entrenador arremetió contra su jugador en rueda de prensa. "El problema de Pepe se llama Raphaël Varane," dijo. "No es fácil para un hombre de 31 años, con estatus y pasado, ser atropellado por un niño de 19. Es ley de vida. Es muy sencillo. La vida de Pepe ha cambiado".

Ya excluido, Pepe también se perdió la final de la Copa del Rey ante el Atlético que el Madrid perdería en el Bernabéu un par de semanas después.

A estas alturas, Ronaldo también se había hartado de su compatriota. Los dos dejaron de entenderse tras un partido ante el Valencia cuando Mourinho le recriminó a su jugador que no estaba presionando como le había pedido. "Fue una crítica desde el punto de vista táctico, pero él no lo aceptó muy bien," explicaría después el técnico.

Y el ahora exentrenador del Chelsea también se metió con Cristiano tras asegurar que el Madrid había perdido puntos en la 2012-13 porque "el equipo estaba triste", en clara referencia a los problemas personales de Ronaldo. En el Madrid, sin embargo, había otros asuntos más graves que la forma de su mejor jugador en ese entonces.

Tras dejar el Madrid y volver al Chelsea, Mourinho luego se refirió al exdelantero brasileño del mismo nombre como "el verdadero Ronaldo". Ante aquello, Cristiano respondió diciendo: "Hay algunas cosas en la vida que no valen la pena comentar..." No obstante, en un amistoso contra el Chelsea en pretemporada, el atacante celebró sus dos goles de manera muy animada en la presencia de su exentrenador.

Pero no son sólo los jugadores. Mourinho acabó mal con casi todos los medios de comunicación durante su estancia en el Madrid, mandando hablar a su asistente Aitor Karanka a menudo, discutiendo con periodistas, de los que acusaba de proteger a los jugadores españoles, y yéndose sin siquiera una despedida en rueda de prensa.

Sigue siendo querido por un sector de la afición y, en su último partido de Liga, algunos de ellos le agradecerion su trabajo con una pancarta con el mensaje "Mourinho, gracias por luchar contra viento y marea". Sin embargo, muchos de esos aficionados cambiaron un poco de opinión al ver que con Ancelotti ganaban cuatro trofeos en 2014, más que Mourinho en sus tres temporadas, mientras que el portugués acababa su primer curso en Inglaterra con las manos vacías antes de caer en Champions contra el Paris Saint-Germain el siguiente año.

Aun admirado por miembros de la directiva que le elogiaban incluso cuando Ancelotti ganaba trofeos, el portugués mantiene una relación positiva con los poderosos de la planta noble del Bernabéu y son ellos, lógicamente, los que finalmente tomarán la decisión sobre una posible vuelta del portugués. Pero desde el punto de vista de todos los demás, volver a contratar a Mourinho parece que sólo traerá más problemas que soluciones al Madrid en estos momentos.

MÁS EN MSN

-El Chelsea despide a Mourinho

-La maldición del tercer año de Mourinho

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon