Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El opaco brillo de Odegaard en el Real Madrid

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 10/12/2016 Iñaki Cano
El opaco brillo de Odegaard en el Real Madrid © Getty Images El opaco brillo de Odegaard en el Real Madrid

Martin Odegaard pasó de ser el jugador más joven en debutar con Noruega a no ser ni convocado por la selección Sub-21 de su país. ‘El niño de oro’ que aterrizó en el Santiago Bernabéu como la gran promesa del fútbol europeo apenas ha jugado dos ‘ratitos’ testimoniales con el primer equipo del Real Madrid después de dos años en el club: 33 minutos contra el Getafe en Liga y 90 contra la Cultural y Deportiva Leonesa en la Copa del Rey.

Llegó al Real Madrid en el mercado invernal de la temporada 2014/15 después de hacer un casting por media Europa de la mano de su padre, que le ofreció a Milan, Arsenal, Liverpool, Bayern de Múnich, Barcelona y a otros grandes de Europa. Finalmente, acabó decidiéndose por su actual club porque le ofrecía todo lo necesario para crecer futbolísticamente, además de los 3 millones de euros por temporada y el empleo para su padre dentro del Real Madrid. Con ese peso económico a sus espaldas, el ‘niño’ noruego ha tenido que demostrar más que los demás y, al parecer, no lo ha conseguido. En el Castilla, con Zidane Zidane en el banquillo, casi no jugaba porque el nivel de sus compañeros era superior y porque su sueldo hacía que los demás jóvenes del filial le mirasen con una envidia no sana que se trasladaba después al terreno de juego. Cuando a Zidane le ascendieron al primer equipo, a Odegaard se le apagaron las luces y se encerró desilusionado -aún más- en su mundo. Si con 'Zizou' no jugaba en el filial, ¿cómo iba a hacerlo en el primer equipo?. Tampoco ayudó a su crecimiento futbolístico el carácter introvertido que también ha quedado reflejado en el campo, según cuentan los entrenadores de ‘La Fábrica’.

Cuando el Real Madrid le fichó buscaba en él al Leo Messi del futuro. Después de ojear en los diferentes mercados, los blancos se fijaron en un Odegaard que no ha sido ni de lejos ese futbolista que apuntaba. Desde sus primeros días en el Castilla, los técnicos observaron que, pese a su depurada técnica, sería complicado que destacase en el primer equipo: "En Valdebebas los hay bastante mejores que Odegaard y más baratos". Ni la cláusula que obliga al Real Madrid a que Odegaard se entrene con la primera plantilla desde su llegada ha hecho que el jugador crezca lo suficiente como para ir más veces convocado con ellos. Ahora, solo le queda una salida, según dijo el propio Zidane: "Tiene que irse para jugar en Primera, competir para hacerse ‘mayor’ y después poder optar a estar en esta plantilla".

La edad -cumplirá 18 años el 17 de diciembre- también ha sido un inconveniente para abrirle la puerta de salida. El pasado verano estuvo muy cerca de marcharse cedido al Stade Rennais, pero, por precaución para evitar incurrir en una ilegalidad con la FIFA, el Real Madrid y el club francés decidieron dejarlo para el próximo mercado invernal, como así va a ser. De hecho, el joven futbolista asistió el pasado domingo al partido entre su futuro equipo y el Stade Reims de la Ligue 1, dejando ver dónde jugará lo que resta de temporada.

El Real Madrid se ha negado a traspasarle porque aún confía en su evolución y la dirección deportiva cree que la experiencia francesa le vendrá muy bien, ya que competirá en un campeonato más profesional y con mejores rivales que a los que se enfrenta habitualmente en Segunda B. Su estancia en el Real Madrid le ha apartado hasta de la Selección Sub-21 de Noruega y el ánimo del jugador sigue cayendo hasta cotas preocupantes, según cuentan desde ‘La Fábrica’: "No es del todo feliz jugando en Segunda B. Anímicamente está muy bajo y deseando que llegue el mes de enero para demostrar que no se equivocaron al traerle al Real Madrid”. Aunque aún no se ha hecho oficial, ‘El niño de oro’ noruego intentará brillar a partir de enero en el Stade Rennais, cuarto clasificado de la Ligue 1, y el próximo verano el Real Madrid decidirá si vuelve a cederle o si le vende con una opción de compra por si suena la flauta mágica escandinava.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon