Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El PSG tumba a un Chelsea que sólo se agarró a la fe

SPORTYOU SPORTYOU 09/03/2016 sportyou
El PSG tumba a un Chelsea que sólo se agarró a la fe © Getty Images El PSG tumba a un Chelsea que sólo se agarró a la fe

El PSG ha presentado sus credenciales para ser campeón de la Champions League, tras finiquitar la eliminatoria sobre un Chelsea que se agarró más a la creencia de que podían pasar que a la certeza de que iban a hacerlo. Zlatan Ibrahimovic comandó la victoria, con Ángel di María mostrando sus mejores dotes en un duelo en el que los parisinos se permitieron ceder la primera parte a su rival.

· Resumen y estadísticas del PSG-Chelsea

El PSG arrancó como un obús. Con el Chelsea aún en el vestuario, el conjunto visitante quiso dejar zanjada la eliminatoria desde el primer momento, y al cuarto de hora Zlatan Ibrahimovic aprovechó la pasividad de la zaga londinense para poner un balón medido a Rabiot que sólo tuvo que empujar el balón. Ese tanto despertó al Chelsea... y adormiló al conjunto galo. Desde ese gol, no volvieron a aparecer en toda la primera parte, y fue el Chelsea quien llevó el mando. Los desajustes, no tanto en defensa como en la salida del balón, dieron alas a los de Guus Hiddink, y fue precisamente en una pérdida de balón donde llegó el gol del empate. Motta erró en la contra, Willian recogió en la zona de tres cuartos y cedió a un Diego Costa que, desenmascarado, dribló a Thiago Silva como en los viejos tiempos y marcó un incontestable gol a Trapp.

Aunque el Chelsea se agarró a la fe para darle la vuelta a la eliminatoria pero, como suele pasar, la fe por sí misma no suele dar resultados. Y para colmo de sus males, Diego Costa se retiró lesionado en el minuto 60, tras una mala pisada. Sin el hispanobrasileño, el PSG dio la puntilla. Di María, con una espectacular galopada desde su campo, llegó hasta el fondo de Stamford Bridge para poner un centro que Ibrahimovic remató a placer. Como en el primer gol, la zaga londinense llegó muy tarde, mientras los franceses saboreaban ya la clasificación para cuartos de la Champions.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon