Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Rayo remata su salvación y deja en peligro al Granada

AS AS 26/04/2014 Antonio Gallardo
Saúl celebró así el primer gol del Rayo. © Pepe Villoslada Saúl celebró así el primer gol del Rayo.

No hay quien eche freno al Rayo Vallecano, empeñado en aglutinar elogios y en colmar la ambición de su insaciable entrenador. Imparable, con 43 puntos (23 de los últimos 30), entre los diez primeros de la clasificación y dispuesto a seguir paseando su fútbol por la Liga mientras el calendario se lo permita.

Paco clavó otra pica franjirroja. Esta vez fue Granada la tierra conquistada por un equipo de fe irreductible que se cocinó el partido en siete minutos. La mecha la encendió Brahimi, que se autoexpulsó y condenó a su equipo por un agarrón infantil a Falque (minuto 51). Sólo 120 segundos antes el propio Brahimi había firmado la jugada del partido. Se recorrió su banda, la izquierda, habilitó a Angulo y acudió al área para reventar contra el larguero el centro del lateral. Quizás fue la frustración la que le llevó a cometer un error imperdonable cuyas secuelas agravó Saúl, sólo dos minutos más tarde, limpiando la escuadra de Karnezis con su precisa zurda (minutos 53). Piti pudo cortar la hemorragia, pero buscó a Riki en lugar de apuntar a la portería de Rubén. Error que no repitió Larrivey en la otra portería una jugada después (minuto 58). 0-2, gol número 12 para el argentino y partido cerrado.

Con las fuerzas equilibradas, el Granada se sostuvo muy bien en el partido. Resistió la fulgurante salida inicial del Rayo y liderado por Piti puso réplica y algo de miedo en Rubén. La tuvo dos veces en la cabeza El Arabi, incluso Piti amagó con un gol olímpico. Pero en el momento decisivo de la temporada los rojiblancos han vuelto a perder la inspiración de cara a portería. Brahimi escenificó los problemas que tiene el Granada para hacer gol (sólo ha marcado tres en los últimos seis partidos) nada más regresar del vestuario. El argelino dejó otra prueba de su inmenso talento y luego pagó su impotencia pegándose un tiro en el pie y cortando las alas a su equipo.

A favor de marcador el Rayo no tuvo piedad. El equipo de Paco encontró dos goles consecutivos que enterraron al Granada y dedicó la media hora final a gustarse y a saborear una permanencia ya a todas luces matemática y más que merecida. El fútbol vuelve a premiar la humilde valentía del Rayo. Hasta hizo un hueco entre los protagonistas a Seba Fernández. El uruguayo hizo el 0-3 y desterró los malos recuerdos de su grave lesión de rodilla. Vallecas presume de equipo. Granada, en cambio, sigue comiéndose las uñas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon