Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Real Madrid se exhibe en el Villamarín

SPORTYOU SPORTYOU 15/10/2016 sportyou
El Real Madrid se exhibe en el Villamarín © Getty Images El Real Madrid se exhibe en el Villamarín

El Real Madrid cortó por lo sano con su racha de empates con una actuación majestuosa. El equipo de Zinedine Zidane bailó en el Benito Villamarín con un fútbol de ataque veloz y preciso. Si el entrenador llevaba varios partidos insistiendo en la necesidad de que sus jugadores salieran al partido enchufados, no pudo quedar más satisfecho con la exhibición de sus hombres.

En ausencia de Modric y Casemiro (más Sergio Ramos, suplido por Varane), Zidane apostó por Kovacic e Isco, con Kroos de mediocentro. La mezcla fue brutal, con Marcelo convertido en un centrocampista más y dejando detalles técnicos dignos del mejor de ellos. Por si fuera poco, el partido se había puesto de cara a los tres minutos, cuando Kroos puso una rosca como sólo él sabe ponerlas y Varane acudió a cabecear a gol.

Durante 30 minutos, el marcador se quedó corto para lo que se estaba viendo. El Betis era sólo lo que podían aportar un voluntarioso Piccini y Joaquín. En una torpe pérdida de balón de este llegó el 0-2, de nuevo con Kroos como asistente. El alemán avanzó y aguardó el desmarque de Benzema, que engañó a Adán como si de un penalti se tratara.

El partido quedó sentenciado en la primera parte. Marcelo se aprovechó de una posición dudosa para marca en semifallo. Y luego, justo antes del descanso, el Real Madrid ejecutó el contragolpe perfecto, con Pepe al galope e Isco acudiendo a la raya de gol para marcar.

Otro Betis en la segunda parte

El Real Betis cambió radicalmente en la segunda parte. Mucho más ambicioso, comenzó a pisar el área de Keylor Navas, que al fin se manchó los guantes. Un detalle de calidad de Joaquín, tocando para Cejudo, dejó al extremo frente al portero blanco. 1-4.

El Madrid había perdido el dominio, pero a cambio encontraba espacios. Una contra despejada por la defensa bética acabó con el balón en los pies de Isco, que buscó la escuadra con sangre fría. Si hay un jugador que sale reforzado del partido, es él.

Tras el doblete del malagueño, Zidane decidió dar entrada a Lucas Vázquez por Kovacic. El Madrid había apagado el arreón verdiblanco y volvió a dominar el partido, aunque con menos filo. Cristiano, que no tuvo su mejor noche (había fallado dos goles casi de empujar), firmó el sexto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon