Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El regreso imposible de Alonso a Ferrari

SPORTYOU SPORTYOU 26/10/2016 David Sánchez de Castro
El regreso imposible de Alonso a Ferrari © Getty Images El regreso imposible de Alonso a Ferrari

La relación entre Fernando Alonso y Ferrari es lo más parecido a ese amor imposible que acaba en divorcio. Durante muchos años se estuvieron roneando. Alonso ganaba títulos vestido de azul Renault mientras miraba de reojo la casa de Maranello, donde aún tenía mando y corona el eterno Michael Schumacher. Eligió McLaren, despechado porque la novia de rojo no llamara a su puerta, pero el primer baile salió pifia. Al final, en 2009, cumplió el sueño que tenía desde pequeño: Alonso fichaba por Ferrari con la esperanza de alzarse con el ansiado tercer título.

Cinco años después, volvía con las orejas gachas a casa de la ex novia McLaren, ahora vestida con los colores de Honda, para intentar triunfar donde no pudo en 2007. Dos años después sigue buscando el camino del título para igualar a su ídolo Ayrton Senna, pero ni lo tiene ni se espera a corto plazo. Con un Alonso bordeando la retirada cada vez más (todo dependerá del reglamento de 2017 y el resultado que le dé a McLaren), en Ferrari tampoco pasan sus mejores días. La caótica situación en la que están metidos se ve en detalles como el absurdo error que provocó el abandono de Kimi Räikkönen en Austin: un 'tuercas' que le dejó la pistola enganchada en el neumático trasero derecho.

Sebastian Vettel, el líder y nuevo Mesías que venía a separar las aguas del mar muerto de la Vía Abetone Inferiore, 4 de Maranello, protagoniza más líneas en las noticias por sus quejas por radio (contra los doblados, contra la falta de velocidad, contra la lluvia...), y aunque no parecía posible, se está peleando de tú a tú con un renacido Räikkönen. No es lo que deseaban los tifossi, que hace no tanto acusaban a Alonso de crear mal ambiente en el equipo y de ser un pozo de negatividad que les había lastrado en su lucha contra Red Bull y contra Ferrari.

Ferrari lamenta su marcha

En Italia añoran a Alonso. Como la novia que se arrepiente del portazo en las narices al chico después de una bronca, miran con envidia cómo Alonso se vuelve a reír, incluso a gritar a lo texano, tras una actuación como la de Austin. En La Gazzetta dello Sport, el periodista Pino Allievi, uno de los 'popes' de la prensa del motor en Italia, asegura que "hay muchos en Maranello que aún lamentan su marcha". No lo dice un cualquiera, sino alguien que bebe de muy buenas fuentes en la pequeña localidad anexa a Módena.

Pero Alonso no volverá. Es, a día de hoy, imposible. En el entorno del bicampeón español se ríen cuando le preguntan por la posibilidad de volver a vestir de rojo, si bien no ocultan que Alonso siempre tendrá en su corazón un hueco para el Cavallino Rampante. Aquel noviazgo acabó, se zanjó y fue tan doloroso que salvo un cambio radical de los acontecimientos, Alonso no volverá a Ferrari. No obstante, también parecía imposible una vuelta a Woking, y hoy el español defiende los colores de McLaren pese al torbellino de 2007...

MÁS EN MSN

-Verstappen, el campeón que enamora hasta cuando la pifia

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon