Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Sevilla disputará su tercera final de un torneo que ganó las dos primeras

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 01/05/2014 EFE

Sevilla, 1 may (EFE).- El Sevilla FC, tras superar al Valencia en la semifinales de la Liga Europa, disputará el próximo 14 de mayo en el Juventus Stadium de Turín (Italia) su tercera final en esta competición, un torneo que ganó en las otras dos ocasiones a las que accedió al último partido.

Los sevillistas perdieron en el estadio Mestalla 3-1, pero el gol del centrocampista camerunés Stéphane M'Bia en la prolongación le ha valido para hacer bueno el 2-0 de la ida y superar al Valencia y pensar ya en el Benfica de Lisboa, rival que eliminó al Juventud italiano y al que se medirá en Turín, precisamente en el campo donde el conjunto portugués empató esta noche a cero después de ganar 2-1 en la ida.

La primera vez que el equipo hispalense jugó una final de este torneo, entonces denominado Copa de la UEFA, fue en mayo de 2006, entonces superó en las semifinales al Schalke'04 tras un empate a cero en Alemania y gracias a un 1-0 logrado en la vuelta del Ramón Sánchez Pizjuán, un partido disputado en plena Feria de Abril que pasó a la historia sevillista con el tanto del malogrado Antonio Puerta en la prórroga.

La final se disputó el 10 de mayo en la localidad holandesa de Eindhoven ante el Middlesbrough inglés y el equipo entrenado por Juande Ramos se impuso por un rotundo 4-0, con lo que el club, ya centenario, logró el primer título continental de su historia.

En la campaña siguiente, los sevillistas, también dirigidos por el técnico manchego, llegaron otra vez a las semifinales y en esta ocasión se emparejaron con el Atlético Osasuna, frente al que perdieron en Pamplona por 1-0 y al que ganaron en la capital andaluza por 2-0.

La nueva y consecutiva final hizo coincidir otra vez a dos equipos españoles, pues el Sevilla se midió al Espanyol en la ciudad escocesa de Glasgow y tras un empate a uno en los noventa minutos se dio paso a la prórroga, que acabó con empate a dos, y a una tanda de lanzamientos desde el punto de penalti que se decidió a favor de los hispalenses.

Ahora, con el guipuzcoano Unai Emery en el banquillo, llega la tercera final en la Liga Europa siete años después tras de un agónico pase ante un Valencia que en el minuto 94 de partido ya se veía en la final turinesa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon