Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El toque, en peligro

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 16/06/2014 Manel Bruña

El debate sobre el estilo de la selección parecía inexistente hace apenas unos días. Se especulaba sobre el dibujo, pero no sobre la esencia y el propio Xavi dijo en Salvador antes de enfrentarse a Holanda que la Roja debe morir jugando al toque. Ahora, tras la debacle ante Holanda, ya nada parece claro, ni tan siquiera el 'tiki taka'. No es un debate que se haya generado en la prensa, se trata dentro de la selección, como ayer quedó demostrado en la comparecencia ante los medios de Cesc y Xabi Alonso. Los dos deslizaron que ante Chile ha llegado el momento de no tocar tanto el balón y ser más verticales. “Se nos caracteriza por tener la posesión pero en este momento hay que salir a atacar y ganar. Jugamos contra un rival valiente. Tenemos jugadores para atacar, meter goles y controlar el partido”, dijo Cesc, que en otro momento de la conferencia de prensa recordó que las urgencias por ganar obligan a hacer “un fútbol más dinámico y buscar la portería contraria”.

Xabi Alonso también habló de ese cambio de estilo. “Sabemos de la necesidad de goles que tenemos y con nuestros jugadores hay diferentes cualidades. A lo mejor hay que arriesgar un poco más. Pero debemos ser inteligentes, no caer en las facilidades que pueda dar Chile y controlar el partido sin renunciar a tener verticalidad”, dijo, para dejar claro que “el entrenador sabrá cómo enfocar el partido para poder marcar más goles”.

Efectivamente, ahora es Del Bosque el que debe decidir si sigue apostando por el toque como base para ganar a Chile o cambiar para hacer de la Roja un equipo más veloz, dinámico y vertical, lo que supondría aparcar el toque no del todo, pero casi.

Villa, Pedro y un pivote

Del Bosque puede optar por una solución mixta que sería la de recuperar el 4-1-4-1 con Busquets como único pivote. con una línea por delante de cuatro hombres de marcado carácter ofensivo. Pedro, Xavi, Iniesta y Villa la formarían, siendo el de Terrassa el que llevaría la manija ofensiva de una selección más veloz y dinámica con Diego Costa como punta, intentando explotar su velocidad desmarques a la espalda de la defensa rival. Esa es la opción más factible que supondría hacer dos cambios en el once con respecto al que perdió ante Holanda en el debut del Mundial. Xabi Alonso y Silva serían los sacrificados, aunque tampoco sería muy descabellado pensar que el vasco entrase en el equipo por Busquets debido a su perfil más defensivo en el centro del campo para equilibrar de esta manera el equipo entre ataque y defensa. Del Bosque es el que tiene la última palabra para cambiar o no el estilo ante Chile. Lo cierto es que visto lo visto en la sala de prensa con Xabi Alonso y Cesc, el fútbol de toque de la selección corre serio peligro de desaparecer nada más y nada menos que en Maracaná, uno de los templos de fútbol.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon