Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El triple de Lafayette no entra y el Valencia se medirá al Khimki

AS AS 18/02/2014 Raquel González
Triguero, Doellman y Sato. © Carlos Diaz Triguero, Doellman y Sato.

El objetivo era ganar por siete puntos para evitar al todopoderoso Khimki ruso (Koponen, Gelabale, Marko Popovic...) en octavos de la Eurocopa, pero no lo consiguieron. "Es un equipo hecho para ganar", decía Perasovic en la previa y lo cierto es que ese ansía por vencer casi les juega una mala pasada. Aclaremos. Al Unics Kazán le valía el triunfo o perder por seis puntos para asegurar la primera plaza (su rival terminando líder del grupo O sería el Nymburk o el Maccabi Haifa). En el último minuto, con ventaja de uno o dos puntos, el Valencia necesitaba la prórroga para intentar estirar la goma hasta esos siete tantos. Con empate a 73 a falta de 17 segundos, Pau Ribas fallaba a propósito su segundo tiro libre para intentar prolongar cinco minutos más el partido. Eidson erraba también uno de sus lanzamientos y ahí llegó el caos. El Valencia perdió el balón y Harangody remataba un contraataque que ponía el partido a tiro de triple (73-76). Zisis lo celebró hasta que se llevó las manos a la cabeza... Faltaban 2,5 segundos y el Valencia estaba a una canasta de tres puntos de la ansiada prórroga. Y casi lo consigue. Lafayette lanzó desde 6,75, pero el tiro no entró y el Valencia se medirá al Khimki en la siguiente ronda europea, primero en Valencia (4 de marzo) y luego en Moscú (12 de marzo)

El equipo taronja le dio un giro de tuerca a un partido que parecía resuelto en el primer cuarto. En ese asalto inicial, el Unics Kazán, rozando la perfección sin fallo en triples (4 de 4) y con sólo cuatro errores en tiros de dos (8 de 12), arrolló a los de Perasovic hasta alcanzar una renta de 21 puntos (15-36, min. 11). Pero a partir de ahí se desplomaron. Dubljevic, en plan hormiguita, sumaba desde el tiro libre y recortaba diferencias para que Rafa Martínez y Lafayette, con un triple cada uno, redujeran la ventaja a ocho puntos (38-46). En el tercer cuarto, Ribas ponía por primera vez por delante a los de Perasovic (63-61) y la Fonteta creía en el milagro. Pero el Valencia no remató y tendrá un duro rival en su camino. El Khimki sólo ha perdido un partido en Europa esta temporada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon