Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El vestuario del Barça se harta del 'Lucho'

El Economista El Economista 15/04/2016
Luis Enrique está en el punto de mira tras la eliminación en Champions y las últimas derrotas en Liga. © Reuters Luis Enrique está en el punto de mira tras la eliminación en Champions y las últimas derrotas en Liga.

La eliminación del Barça en la Liga de Campeones ha tardado poco tiempo en desatar un terremoto en el seno del todavía vigente campeón de Europa. Terremoto con una víctima por encima de todos: Luis Enrique. La mayoría de críticas se centran en su trabajo. Críticas externas e internas. La plantilla se ha hartado de su preparador y lo señalan por ser el culpable del momento delicado que atraviesa el equipo.

Cuenta la Cadena Cope que los futbolistas dudan de sus métodos y en especial, de la forma como ha gestionado los esfuerzos esta temporada. Ya después del choque contra el Atlético de Madrid de este miércoles algún que otro jugador, con sus palabras, desnudó su planteamiento.

Este malestar se habría hecho intenso desde principios de año. En enero, los blaugrana han disputado una gran cantidad de partidos por la presencia de la Copa del Rey. Una carga elevada ante la que el técnico no ha ejercido como tal y se ha dedicado, apuntan desde el interior del cambiador, a repetir alineaciones con pequeñas modificaciones que apenas han afectado a la delantera. Hoy la MSN muestra pruebas que apuntan a su agotamiento.

Este cansancio, con todo no es exclusivo de esta línea. Futbolistas como Busquets, Rakitic o Iniesta están por debajo de su rendimiento habitual mientras que otros directamente no están. Vermaelen, Mathieu y Rafinha (éste por problemas musculares) son baja por lesión y han debilitado más si cabe el bloque.

Serían bastante los jugadores que entienden que su técnico sólo sabe actuar en tiempos de bonanza, es decir, cuando el viento va a favor. Con el viento en contra, le cuesta más resolver situaciones delicadas. Quizá lastrado por su experiencia el curso pasado, no se atreve a sentar a sus estrellas y cuando tiene que tomar decisiones en pleno partido, no acierta con los cambios.

Una suma de factores que ha desembocado en un Barça plagado de dudas, eliminado con mala imagen en la Champions y con la Liga en peligro después de insuflar vida a sus rivales con tres tropiezos consecutivos.

Es, en definitiva, una situación parecida a aquella que vivió hace poco más de un año después de perder en Anoeta en una derrota que generó un punto inflexión positivo para el Barça. Ahora, sin embargo, parece haber sucedido todo lo contrario. El punto de inflexión, lejos de ser positivo, apunta a un pesimismo de consecuencias aún desconocidas.

MÁS EN MSN

-La verdad sobre Leo Messi

-"Soy responsable al 99.99%, bueno no, al 100%"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon