Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Errores defensivos y falta de bagaje en ataque, claves del descenso herculano

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 08/06/2014 EFE

Santi Gras

Alicante, 8 jun (EFE).- El Hércules ha puesto fin a la temporada 2013-14 con un doloroso e inesperado descenso a Segunda B que se ha cimentado en una débil defensa a lo largo de casi todo el curso y un insuficiente bagaje ofensivo con el que equilibrar los muchos goles que ha recibido el equipo.

El club alicantino jugará la próxima temporada en la categoría de bronce del fútbol español tras haber arrancado el ejercicio con la vista puesta en intentar acabar entre los seis primeros clasificados.

Los motivos que han llevado al Hércules al descenso van desde la mala planificación deportiva y el bajo rendimiento de los jugadores hasta las diferencias entre el vestuario y el entrenador Quique Hernández, junto a las numerosas lesiones que hicieron necesaria la aportación de un buen número de jugadores de la cantera.

Tras un verano convulso vivido bajo la amenaza del descenso por el presunto amaño del partido de la última jornada de la pasada Liga frente al Racing de Santander, el Hércules confió a Quique Pina -presidente del Granada y persona vinculada a la representación de futbolistas- la planificación de la plantilla junto a Hernández.

El Hércules, que había desmantelado el equipo del año anterior, incorporó a jugadores como Juanma Ortiz, Borja Gómez, Javi Hervás, Gai Assulin o Quique de Lucas, que llevaron a afirmar a Hernández que el conjunto alicantino debía pelear por las seis primeras plazas.

Sin embargo, desde el primer momento, la planificación deportiva quedó en entredicho por la presencia únicamente de dos centrales natos como Noé Pamarot y Borja Gómez, quien además no ha podido jugar desde noviembre tras ser operado de la rodilla, y de un único lateral izquierdo (Paco Peña), después de que con la Liga ya empezada el chileno Matías Campos Toro dejara el Hércules.

El Hércules sumó cinco puntos en las tres primeras jornadas, pero no conoció la victoria en las nueve siguientes, lo que estuvo a punto de provocar la destitución de Quique Hernández, quien mantuvo el cargo tras un trabajado empate en Girona y un triunfo ante Las Palmas en el estadio Rico Pérez.

Desde el primer momento el Hércules evidenció problemas en defensa que le llevaron a convertirse pronto en el equipo más goleado de la categoría.

Este lastre que le hundió en la zona de descenso hasta la última jornada antes del parón navideño, cuando encadenó dos triunfos seguidos a domicilio contra Alcorcón y Lugo que le hicieron salir de las cuatro últimas plazas.

Entre el final de la primera vuelta y el inicio de la segunda el Hércules volvió a las andadas, cayó goleado ante Barcelona B y Castilla y regresó a puestos de descenso tras perder contra el Recreativo de Huelva.

Los alicantinos parecieron remontar el vuelo, pero de repente encadenaron once partidos sin ganar -con cinco derrotas consecutivas- que les devolvió al pozo de la clasificación, del que no lo pudo sacar ni el relevo de entrenador a cinco jornadas del final.

Aunque los jugadores han afirmado públicamente que han funcionado todo el ejercicio como un grupo, es sabido que ha habido importantes diferencias dentro del vestuario y días atrás el portero Oinatz Aulestia reconoció las diferencias con Quique Hernández al afirmar que el cambio de entrenador había llegado "bastante tarde".

Los números de la temporada son una buena muestra del mal año del equipo alicantino, que es el más goleado, el que cuenta con una peor diferencia entre tantos marcados y encajados o el que menos puntos ha obtenido como local, entre sus registros negativos.

La temporada se completó con una derrota en casa y numerosas protestas de la escasa afición asistente al encuentro ante el Barcelona B, en el que el equipo cerró una campaña para olvidar.

1010144

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon