Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Esperando a Pol Espargaró

AS AS 26/04/2014 Mela Chércoles
Photo © Proporcionado por AS Photo

Las líneas que vienen a continuación suponen más un ejercicio de motoficción que de puro motociclismo, aunque nadie podrá negar que están basadas en hechos reales… El incontestable dominio que está exhibiendo Márquez en el arranque de la temporada 2014 de MotoGP tiene pinta de ir para largo. Lorenzo, hasta el momento, es como si no estuviera, como mínimo en su mejor versión. Pedrosa no necesita esforzarse demasiado para ser un asiduo al podio, pero no del primer peldaño. Y Rossi está inmerso en una irregularidad con la que tan pronto ilusiona como decepciona, pero es Valentino y siempre se le espera.

Con este panorama y, puestos a imaginar alternativas a plantarle batalla algún día a cara de perro al Pequeño Genio, hay un piloto en la parrilla que lo ha hecho más que nadie en el pasado. Se trata de Pol Espargaró, un recién llegado a la clase reina que en Qatar no tuvo premio al esfuerzo de correr con una clavícula rota pocos días antes del arranque mundialista. Allí se le averió el cambio de su Yamaha cuando estaba en disposición de debutar con un meritorio resultado y en Texas comenzó a dejar el sello con una bonita batalla con su compañero Smith, para acabar en una sexta plaza condicionada por el deterioro del flanco derecho de su neumático delantero.

Polyccio es un piloto al que le cuesta más que a otros el cambio de categoría, pero ha entrado con buen pie en MotoGP y el día que explote del todo que a nadie sorprenda verle irse a por Marc como en aquella maravillosa temporada 2012 de Moto2, cuando entre ambos se repartieron 13 de las 17 victorias en juego (9-4 para Marc) y 15 de las 17 poles (8-7 para Pol). Especialmente épicos fueron sus duelos en Portugal, Misano y Japón, saldándose siempre los cuerpo a cuerpo de última vuelta a favor del tricampeón, y especialmente polémico el de Montmeló, con toque incluido que dio con Pol en el suelo y Marc tercero, con posterior sanción, retirada de la misma y resolución en el TAS a favor del pupilo de Alzamora.

De todos esos recuerdos, Pol asegura: “Eran duelos bonitos que me gustaría volver a repetir, pero está complicado, porque Marc va rápido, la Honda está en un nivel algo más elevado y el paquete que hace con Márquez es bestial. Mi esperanza ahora es llegar primero a Rossi y luego, a Lorenzo. Si consiguiera ganarles en alguna carrera ya pensaría en algo más grande, pero ahora es una locura aspirar a ganar a Marc. Soy un tío optimista que ve su futuro y quiero estar arriba, pero primero debo aprender a base de palos buenos y en eso estamos”.

Si volviera a medirse con Márquez codo con codo lo tiene claro: “En esos momentos puede pasar cualquier cosa porque no se tiene casi nada planeado. Yo repetiría todo lo que ya hice con él, porque esa es mi manera de pilotar, pero quizá sería un poco más agresivo”. Debería llegar el día en el que este novato vuelva a plantarle cara al campeón. En Yamaha lo saben y por eso tiene contrato directo con la fábrica por dos años y no con su actual equipo, el Tech3. Hacen falta insolentes como él por el bien del espectáculo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon