Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Exhibición de Contador, descalabro de Froome

Marca Marca 15/06/2014 marca.com

La última etapa del Dauphiné Libére, entre Megeve y Courchevel, ha sido la más espectacular del año ciclista. La ganó en solitario el navarro Mikel Nieve, del Sky, y en ella accedió al título el joven estadounidense Andrew Talansky (Garmin), en perjuicio de Alberto Contador, que finalmente se subió al segundo escalón del podio final, a 27 segundos del vencedor. Tercero fue el belga Jürgen van den Broeck (Lotto), que vuelve al primer plano tras un año muy complicado.

Los elementos para distinguir esta carrera de este domingo entre otras tantas del calendario han sido la actitud valiente de Talansky y otros 22 corredores que saltaron en las primeras rampas de una etapa montañosa de solo 130 kilómetros, la presencia en ella de tres hombres -Nieve, David López y Richie Porte- del Sky de Chris Froome, teóricamente la amenaza principal para el líder Contador. Y, por supuesto, la garra y la calida de Alberto, que perdió la batalla de la general, pero se sitúa en la pole position en vísperas del Tour de Francia. Froome, a pesar de la exhibición de su equipo -frente a un Tinkoff sin recursos- llegó a la meta roto, a 5:05 minutos de Talansky y a CUATRO de Contador.

Sky tuvo que rectificar su táctica inicial, porque no calculaba que en la escapada se metieran también enemigos principales para la clasificación general, como Talansky o Van den Broeck. Conseguido el primer objetivo de dejar a Contador sin equipo antes del primer puerto de primera categoría, las mentes pensantes del Sky ordenaron replegar velas en apoyo de Froome, porque la escapada se iba y los beneficiados no eran ellos, sino Talansky y VdB.

Froome, sin embargo, intentó una escaramuza en esa subida a la que respondieron sin problemas tanto Contador como Nibali.

Dauphiné / Talansy, vencedor final © Dauphiné / Talansy, vencedor final Dauphiné / Talansy, vencedor final

El final de etapa era muy exigente, con dos puertos de primera enlazados. Que Froome no iba con fuerzas lo demostró Nibali, que va a más pero tampoco asusta por su capacidad scaladora. Tardó en hacer lo mismo Contador, cuando el Tiburón le sacaba ya un minuto y la amenaza de delante se mantenía cerca de los tres de ventaja.

Entonces empezó la galopada de Contador, quien fue superando miembros de los 23 escapados sin encontrar un relevo ni pedirlo, salvo en un tramito de descenso cuando le dio uno Leopold König.

El madrileño fue recortando con una pedalada seguida, nada de molinillo: plato en Courchevel, una ascensión más tendida. Pero como delante iba Talansky, un valor seguro para las rondas por etapas de aquí a unos cuantos años, su obra no terminó de la mejor manera: perdió el liderato por esos 27 segundos que alzaron al joven estadounidense a un éxito que le llevó a abrazarse a los suyos, llorando a lágrima viva de una alegría gigantesca.

Alberto Contador (Tinkoff), el corredor que empezó el domingo pasado a un nivel inferior al de Chris Froome (Sky) y ayer lo dejó tirado en las cuestas del alto de Martigny seguirá sin ganar el Dauphiné, pero ha recuperado el puesto de máximo favorito para el Tour, por lo menos a la par que el británico, quien parecía imbatible hasta esta semana de espléndidas carreras bajo el calor.

, @FernandoLlamas

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon