Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fórmula 1: Alonso debe decidir entre la fidelidad a Ferrari o el sueño de un tercer título

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 13/05/2014 Raymond Blancafort

Fernando Alonso ha expresado en varias ocasiones dos deseos: "Acabaré mi vida deportiva en Ferrari" y "dos títulos me saben a poco, quiero ganar un tercero".

Tras este inicio de temporada, y sobre todo tras el Gran Premio de España de este domingo, parece claro que hoy por hoy estos supuestos son incompatibles entre sí y el asturiano deberá tomar en breve una decisión. O bien se queda vestido de rojo o bien busca el título con otros colores.

No es que Ferrari no sea capaz de ganar –seguramente volverá a hacerlo como promete Montzemolo– pero no se sabe cuándo. Es algo que mismo Fernando admitió al final de la carerra de Barcelona: "Quién sabe cuando podremos volver a ganar".

La peor racha negativa

Alonso firmaba en el Circuit un año de su última victoria, en este mismo escenario. Es su peor racha en la F1 desde 2008-2010, cuando estuvo también 19 GP in ganar, entre el GP de Japón de 2008 y el de Bahrein de 2010, el de su debut en Ferrari. Una racha achacable a que estaba en su segunda época en Renault, el equipo que tres años antes lo había hecho campeón pero que en aquel momento se hallaba en proceso de descomposición. Pero ahora está en Ferrari, un equipo que debería ser ganador.

Sólo en 2003-2005 había sido peor: estuvo 22 GP sin ganar, desde Hungría 2003 hasta Malasia 2005, pero eran sus primeros años en F1 y el motor 'ancho' de Renault tenía serios problemas de eficacia por su peculiar arquitectura.

Visto lo visto, que Ferrari esté en disposición real de conquistar un título parece que va para largo y para Alonso, ya cerca de cumplir los 33 años, el reloj comienza a correr en contra.

Fernando debe decidir si cambia de aires o bien tiene aún mas paciencia con los rojos y espera a que Marco Matiacci ponga orden en el equipo.

Decisión nada fácil, porque tampoco hay muchas alternativas. Mercedes no le necesita. Red Bull, mientras tenga a Vettel, tampoco. Sólo McLaren, por imposición de Honda, busca un 'primera espada'. Los problemas de 2007 entre Fernando y Ron Dennis son algo enterrado por el objetivo común de ambos, ganar. Pero las incógnitas de cara a 2015 son totales.

Esperar hasta 2016

Los problema rojos parecen más profundos que la falta de eficacia aerodinámica, carencia de velocicidad punta o funcionamiento del motor. Más que los problemas técnicos en sí mismos, la raíz puede estar en el sistema de funcionamiento y la integración de las diversas áreas y ausencia de una dirección técnica fuerte. Se pensó que con Pat Fry todo se solucionaría, pero según la prensa italiana quiso imponer una estructura 'a lo McLlaren' y le faltó mano izquierda para asumir la cultura del pacto italiana, razón por la que se ha llamado a James Allison.

Marco Mattiaci, el hombre que debe tomar las decisiones, es un neófito en la materia y debe tomarse un tiempo para aprender.

Aunque hay refuerzos técnicos en cartera, éstos difícilmente llegarán a tiempo para trabajar en el coche de 2015, que necesita partir de una base nueva o, cuando menos, muy modificada respecto al actual F14T.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon