Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fórmula 1: Ferrari está aislada

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 25/05/2014 Raymond Blancafort

Flavio Briatore acostumbra a decir lo que piensa. Sin pelos en la lengua, en tono muchas veces ácido y mordaz, cínico incluso para algunos. Ayer en Mónaco hizo una vez más gala de estos poderes.

"Siempre he dicho que Ferrari tiene un problema logístico. No es el único, pero sí importante. Para mí, Ferrari debería tener una base en Gran Bretaña, allí donde están ubicadas todas las empresas que giran alrededor de la F1. Es difícil conseguir atraer a los mejores ingenieros a Maranello. Los otros equipos lo saben y por eso tienen su base en Gran Bretaña", señaló Briatore.

Lo de que la F1 es 'Made in Britain' es algo más que un tópico que circula por el ambiente desde hace mucho tiempo. Jean Todt, poco después de que Ferrari anunciara la llegada de Fernando Alonso, dijo durante el Rally Catalunya de 2009 a sus interlocutores –Jaime Alguersuari y el presidente del RACC Sebastià Salvador entre otros– que no tenía claro que los rojos volverían pronto al primer plano "porque vuelven a ser italianos. Ya no son británicos".

Todt se refería a una filosofía de trabajo y no tanto a la ubicación geográfica del equipo. Pero otros se refieren al factor geográfico.

Honda así lo hizo y así lo hará en parte en su retorno, ya que su fábrica de motores de F1 estará en los alrededores de Silverstone. También Mercedes, dado que su departamento de motores de F1 está en Gran Bretaña –compró lo que había sido Illmor– y también su actual equipo de F1, edificado sobre lo que fuera Tyrrell primero y después BAR, Honda y Brawn.

En su día Ferrari pareció comprenderlo y abrió una oficina en Gran Bretaña, Ferrari Design and Development (FDD), dirigida por el mítico John Barnard, el que fuera responsable técnico de McLaren e introductor del chasis de fibra de carbono en la F1, antes de trabajar para Ferrari, donde aterrizó con 'nuestro' Joan Villadelprat como brazo derecho. Tras un par de temporadas en Maranello, Barnard fue autorizado a abrir la sede inglesa de Ferrari, aunque limitada a diseño y evolución, pero el resto de equipo (construcción de piezas, fabricación, etc) seguía centrado en Maranello.

Aislamiento técnico

No es la primera vez que se dice esto. Joan Villadelprat confesó en una ocasión que estar en Gran Bretaña tenía ventajas. Y Roger Estrada, ingeniero catalán que estuvo en Ralliart y que hoy trabaja en una oficina ténica relacionada con la F1, mantiene que "en Italia, Ferrari está aislada. Los ingenieros se encuentran los pubs porque la mayor parte de equipos están cerca unos de otros. La información así fluye rápido entre pinta y pinta". También es más fácil convencer a un técnico de un rival para que se una a ti, porque ello apenas trastoca la vida familiar.

Es tan importarte este hecho que Bobby Rahal, antiguo director del equipo de F1 Jaguar junto a Niki Lauda, sugirió a Gene Haas, el millonario americano que desembarcará en F1 en 2015, que era una locura inviable tener la base en Estados Unidos.

Un traslado no imposible

Lo que parecía imposible quizás ya no lo es. Sergio Marchionne, el máximo responsable del Grupo Fiat, hoy Fiat-Chrysler tras la absorción del grupo americano, ha decidido trasladar la sede del mismo desde Turín a Londres. Un precedente para hacer lo mismo con la mítica Scuderia.

El tener base en Maranello ha sido una de las razones de Adrian Newey para rechazar en el pasado ir a Ferrari en dos ocasiones.

Ahora parece que, con desmentidos o no, Ferrari intenta convencerlo. Se dice que ha puesto sobre la mesa 28 millones de euros y carta blanca para la reestructuración técnica total del equipo. La cifra, avanzada por Auto Motor Sport, es demencial, pero está claro que la F1 es un campeonato de ingenieros. De los últimos 20 títulos, 18 se los reparten entre Ross Brawn (con apoyo de Rory Byrne) y Adrian Newey; los otros dos han sido para Pat Symonds-Bob Bell. Bell y Brawn están ahora libres. De nada sirve tener al mejor piloto, pagado a precio de oro, si no tienes a los ingenieros capaces de darle el mejor coche.

El problema es que incluso con este fichaje estrella la reconversión sería para largo, a dos o tres años vista. Fernando Alonso lo sabe y sabe que se le agota el tiempo de un tercer título. De ahí todos los rumores de un posible cambio de aires.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon