Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fórmula 1: Guerra en Mercedes

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 25/05/2014 Raymond Blancafort

Ha estallado la guerra. El ambiente ayer en Mónaco en el seno de la escuderia Mercedes recordaba mucho al de la calificación de Hungría en 2007. Un protagonista común en ambos, Lewis Hamilton. Si entonces el británico se sintió perjudicado por su compañero de equipo en McLaren Fernando Alonso, el que le privó de intentar hacerse con la pole ayer fue Nico Rosberg, su compañero en Mercedes, quien está en el punto de mira del británico por idéntico motivo.

"Sabía que esto acabaría llegando. No sé si Senna y Prost hablaban entre ellos de su relación tensa, pero a mí me gustó la forma como Senna gestionó el tema. Voy a hacer como él e inspirarme en la página de la historia que él escribió", dijo Lewis Hamilton.

Las relaciones entre Senna y Prost se agriaron tras una disputa precarrera en el GP de San Marino de 1989, cuando ambos corrían en McLaren. Rápidamente la batalla se trasladó a la pista. En el GP de Japón de 1989 ambos colisionaron cuando se jugaban el título. Fue a poco del final, cuando Senna superó a Prost en la chicane; mientras Prost abandonaba, Senna logró sacar el coche de la grava y acabar, pero Jean Marie Balestre, presidente de la FIA, presionó para excluir al brasileño, lo que dio el título a Prost. Al año siguiente volvían a jugarse el título en Suzuka y Senna (McLaren) sacó de la pista a Prost (Ferrari) en la primera vuelta, de forma que Alain ya no podría ser campeón. Años después el piloto brasileño reconoció que había sido una maniobra intencionada.

Síndrome Alonso

Ayer en Mónaco Rosberg, en la pole provisional, iniciaba su último intento cuando se coló en Mirabeau, provocando una bandera amarilla. Hamilton y todos los que venían detrás se quedaron sin la posibilidad de mejorar su registro pese a que en su interior creía "que podía bajar su tiempo".

Hamilton recordó, sin duda, que en Hungría Fernando Alonso retrasó su salida del box hasta el último momento, quedando paradao en el lugar donde cambian neumáticos. Y Hamilton, que estaba detrás esperando turno, ya no tuvo tiempo para su último intento. Alonso se quedó con la pole pero finalmente fue penalizado por los comisarios.

En este caso, la afición recordó el episodio entre Alonso y Schumacher en Mónaco en 2006, cuando Michael, viendo que se le escapaba la pole a manos de Alonso, se quedó atravesado en La Rascase, yendo a baja velocidad contra la valla y bloqueando el paso al español, que estaba mejorado el crono. Michael también fue sancionado.

Sin sanción para Nico

Ayer, los comisarios estudiaron la telemetría de Nico, le llamaron a declarar y concluyeron que no podía demostrarse que fuera una acción deliberada, por lo que no aplicaron sanción alguna.

"Lo siento por Lewis. Por supuesto no fue una acción deliberada. Perdí un poco de agarre al apurar demasido la frenada. Iba al límite para mejorar y no sabía que venía detrás", dijo Nico, que ganó aquí desde la pole el pasado año.

El juego dialéctico comenzó ya en los días previos a este GP. Es el problema de tener a dos pilotos que saben que el título no puede escapar a uno de ellos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon