Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fallece Moncho Moliner, el descubridor de Perico Delgado

SPORTYOU SPORTYOU 16/03/2016 José Miguel Ortega
Fallece Moncho Moliner, el descubridor de Perico Delgado © Getty Images Fallece Moncho Moliner, el descubridor de Perico Delgado

El mundo del ciclismo español está de luto. Ha fallecido Moncho Moliner, conocido jefe de equipo en los años 70 y 80, y a quien hay que agradecer el descubrimiento, entre otros, de ciclistas de primer nivel como Perico Delgado.

El periodista deportivo José Miguel Ortega Bariego, buen amigo de Moliner, escribe para Sportyou la despedida hacia una de las personas claves para entender el gran estado del ciclismo español de las últimas décadas:

In memoriam: Moncho Moliner, el hombre que descubrió a un ganador del Tour de Francia

Apenas le faltaba un mes para cumplir 80 años. Me lo recordó unos días antes de su muerte y quedamos en preparar una comida especial para celebrarlo. Ramón Chamorro Moliner, Moncho Moliner en el mundo del ciclismo, fue una persona muy querida para muchos de los ciclistas españoles del último tercio del siglo XX, y también para mí, pues más allá de nuestra pasión por el deporte del pedal, no unía una larga y hermosa amistad.

Soltero e independiente, hacía de su capa un sayo pero mantenía una curiosa relación con su familia y amigos más íntimos: cada día de la semana comía en casa de sus cuatro hermanos, y el resto con algún amigo. A mí me tenía reservado los jueves desde hacía 40 años, aunque alguno de aquellos días que eran sagrados, nos íbamos a comer fuera de Valladolid, a tierras segovianas preferentemente.

Precisamente un jueves del mes de enero de 1975, luminoso y frío como suele ser habitual en Segovia, quedamos en el Mesón Cándido para incorporar a su equipo ciclista de juveniles, a un chico que le había impresionado en una de las últimas carreras de la temporada anterior.

Moncho tenía claro que la mejor manera de quitarse enemigos de la carretera era ficharles para su equipo, que por entonces era con diferencia el mejor de España. Mientras esperábamos en el zaguán del restaurante me contó que aquel chaval, con una bici vieja y destartalada, se las había hecho pasar canutas a todas las figuras de su equipo.

- Va a ser un fenómeno, lo tiene todo para triunfar y estoy seguro de que algún día llegará a ganar el Tour.

El chico, fiel a una de sus futuras señas de identidad, nos tuvo esperando más de media hora, y cuando le pregunté a Moncho Moliner por alguna seña física que nos permitiera identificarle, me contestó.

- Solo recuerdo que tiene nuez, una nuez muy pronunciada en su garganta.

Y aunque tarde, el chico apareció. Se llamaba Pedro Delgado Robledo y, en efecto, ganó el Tour de Francia de 1988, estuvo otras tres veces en el podio de la carrera más grande del mundo, y fue además el vencedor de dos Vueltas a España.

Haber descubierto a Perico Delgado ya sería mérito suficiente para figurar en la historia del ciclismo, pero Moncho Moliner moldeó a una gran cantidad de corredores que acabarían triunfando en el campo profesional: Eduardo Chozas, Faustino Rupérez, López Carril, Lale Cubino, Santi Blanco, Suárez Cueva, Alberto Fernández, Ángel Arroyo, Ángel Camarillo, Isidro Juárez, Jesús Hernández Úbeda, y los más lejanos, Tomás Nistal y Javier Mínguez, actual seleccionador nacional, entre otros.

Muchos de ellos, con Pedro Delgado a la cabeza, estuvieron en Valladolid el pasado 15 de marzo, acompañando a Ramón Chamorro Moliner en su último viaje hacia la eternidad. Uno de ellos acertó a resumir la importancia que tuvo en sus vidas. “Más que un director, fue un padre para todos nosotros; más que a ganar carreras, nos enseñó a comportarnos en la vida, a ser personas además de ciclistas”.

Un reconocimiento que define la importancia de un hombre bueno y generoso que, sin duda, dio al ciclismo mucho más de lo que el ciclismo le dio a él. Y cada jueves tendrá un hueco en mi mesa, por si le dan permiso para que venga a ver a los amigos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon