Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ferrari no ve a Alonso en otra parte

Marca Marca 22/05/2014 Marco Canseco. Montecarlo
El asturiano en los entrenamientos de Mónaco © Unidad Editorial, S.A. El asturiano en los entrenamientos de Mónaco

El discurso dentro de Ferrari es invariable desde la primera carrera en Australia. Si acaso, de aquel "será un inicio de temporada a la defensiva", se ha pasado a un "sabemos que estamos muy por debajo de nuestros rivales".

El arranque de la campaña se rebasó hace tiempo, pero en Mónaco no ha cambiado el ambiente dentro del cuartel general rojo.

Nada salvo esa carga de paciencia extra de la que todos parecen estar imbuidos. Desde Fernando Alonso, hasta los responsables de comunicación, el tono se rebaja hasta el límite a la hora de las expectativas. "No se puede, de momento, decir que podemos ganar una carrera. Solo que intentaremos mejorar y creo que podemos hacerlo, que tenemos potencial para ello", dice el español.

No habrá piezas nuevas en el F14-T para la siempre especial carrera urbana del Principado, salvo el kit habitual para este trazado. La pista es la misma de siempre y las exigencias también: buscar la máxima carga aerodinámica posible para poder apretar en curva sin que el coche deslice de atrás sobre un asfalto por el que circula el tráfico todo el año.

Nuevos alerones

El paquete específico para esta prueba se realiza casi a principio de temporada e incluye un alerón delantero y trasero nuevos. Las mejoras se dejan para más adelante. Aquí solo se busca el mejor reglaje una y otra vez durante los entrenamientos libres. Solo queda eso, poder dar con un comportamiento estable que permita ganar confianza al piloto a la hora de rozar los muros metálicos y esperar que llegue una vuelta extraordinaria en el momento preciso de la calificación.

"Más que las mejoras, lo que cuenta aquí es tener confianza con el coche. Una pieza te puede dar una décima, mientras que un buen reglaje te puede otorgar medio segundo por vuelta", confirma Fernando, esperando a ver cómo aterriza este jueves su monoplaza en la pista monegasca.

Este año, el agarre general de los coches ha disminuido, por un estrechamiento en las medidas reglamentarias del ala frontal, la ausencia del difusor soplado y un ala trasera reducida en dos centímetros de altura. "El piloto puede hacer más diferencia este año por esa falta de carga", dice esperanzado Checo Pérez, que bordeó el drama en Mónaco. Un accidente con Sauber en 2011 le mandó al hospital. El año pasado acabó también en el muro, tras varios adelantamientos frenéticos en la chicane del puerto con el McLaren. "Este año puede ser distinto", espera.

Muy involucrado

Volviendo a Ferrari, se dice que desde dentro se ven señales de que Fernando continuará en 2015 en Maranello. "Su empeño en estar involucrado en los proyectos de futuro, de reconstrucción del equipo para volver a ser un conjunto ganador, no es la de alguien que esté pensando en marcharse", comenta a MARCA el portavoz de Ferrari.

Lo extraño sería que un jefe de prensa dijese que ve a su piloto pensando en otras cosas. Aun así, instándole a ser categórico sobre si Fernando seguirá, al cien por cien, en Ferrari la próxima temporada, llega la respuesta esquiva: "Yo no he dicho eso", aclara.

Se comenta en Italia que Ferrari está pensando más en el año próximo que en este. El tema estrella es el posible fichaje de Adrian Newey. "Se va a abrir la bolsa del dinero para la F1 y se le dará libertad para que pueda traer a su gente de confianza. Es la tercera vez que lo intenta (el presidente Luca Di Montezemolo) y puede ser también una manera de convencer a Alonso de que volverá a ser un equipo ganador", nos comenta un colega de la prensa transalpina.

"Es curioso que los halagos vengan de fuera"

Las opciones de Fernando para 2015, si decide abandonar su actual equipo con el que tiene contrato hasta 2016, pasan por un intercambio con Vettel en Red Bull, por un McLaren que cada carrera va a menos o por una llegada a Mercedes. Esta última es la más improbable. Si Hamilton gana el Mundial encontrará la fuerza suficiente para poder vetar a un rival al que no quiere como vecino. Con Rosberg la vida le sonríe ahora.

Las palabras de Dieter Zetsche, presidente de Mercedes, llegaron oportunamente a su destinatario. "Alonso es, quizás, el mejor piloto que hay en la parrilla. Siempre lo demuestra, y en coches poco competitivos", afirmó el magnate germano. El español dice sentirse "halagado. Es una inyección moral palabras de ese tipo. Lo que me sorprende es que los elogios vienen casi siempre de fuera y no desde la parte más cercana, que se supone amiga", dijo mandando un mensaje sin claro destinatario.

Algunos entendieron el reproche de Fernando, como un descontento por las opiniones recibidas desde Italia, tras la carrera de Montmeló. En varios artículos se comentó que se había perjudicado claramente a Räikkönen en la estrategia en favor del sexto puesto de Alonso. Pero tampoco está claro. El propio equipo o parte de la prensa o afición española podrían ser los objetivos de ese pequeño dardo enviado ayer.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon