Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Festival ante Liechtenstein

SPORTYOU SPORTYOU 05/09/2016
© REUTERS/Eloy Alonso

España se estrenó en el grupo de clasificación para el Mundial de Rusia con una goleada contra Liechtenstein (8-0) en un partido con dos caras bien distintas. La selección bordó una buena segunda parte ante un rival que sólo vino a defenderse.

La diferencia entre un partido amistoso y otro oficial es abismal. Como también hay una kilometrada entre medirse a un equipo que se abre a otro que prefiere vivir en la cueva a la espera de capear la tempestad. Ante Bélgica, España encontró a un rival con la defensa adelantada y escasa presión sobre el contrario y el balón, mientras que ante Liechtenstein topó con una tupida tela de araña y con futbolistas dispuestos a enseñar el taco.

Por eso España se atascó algo en la primer parte. No hubo ni rastro en la fluidez y en la profundidad del estreno de Lopetegui. Sí tanto dominio del balón como incomodidad para acercarse a la portería contraria. Lo esperado. Quizás la selección abuso de circular en demasía por la centro porque por los costados había tanto o más tráfico. El gol de Diego Costa alivió el clásico sufrimiento en una acción a balón parado pero poco más. Sólo Vitolo aportó algo de luz desde el costado derecho.

No lo vio claro el seleccionador y movió ficha al descanso. Quitó a un desorientado Thiago y metió a Nolito. Cambió el dibujo y montó tres líneas de tres con Diego Costa en punta. Sergi Roberto se metió en el medio del campo, con Vitolo y Nolito en las bandas y Silva por detrás del punto. Funcionó la modificación y España entró en combustión. En apenas diez minutos pasó de la incertidumbre a la goleada con tantos de Sergi Roberto, Silva, Vitolo y Diego Costa.

Solventado el choque, Lopetegui volvió a mirar al banquillo. Metió a Morata por un ovacionado Costa y a Asensio por Vitolo para que el centrocampista del Madrid ya no fuese seleccionable por Holanda. Con el partido cuesta abajo, Morata se apuntó al festival con la rúbrica de Silva y poner un 8-0 en el marcador.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon