Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fichajes de antisistemas

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 05/06/2014 Enric Bañeres

esde que el Barça ganó la Champions ante el Manchester United en Wembley, en mayo de 2011, han transcurrido tres largos años y muchas cosas, no todas buenas. Pero si tres años en la vida de cualquier ser humano es un tiempo considerable, en la vida de un futbolista es una eternidad. Viene a ser la cuarta parte de la carrera media de un futbolista. El Barça, que en ocasiones nos ha parecido un equipo celestial, es de este mundo y está sujeto a las leyes de este mundo. Ignorarlas es lo que puede llevarle a la confusión y la decadencia.

Por suerte, parece que ese no es el caso y que al fin se van a tomar decisiones para restaurar la plantilla. Que algunos jugadores que han sido básicos en estos años, como Víctor Valdés y Carles Puyol, hayan abandonado el equipo, ya permite visualizar novedades importantes. A quienes todavía discuten la aportación del portero azulgrana a los éxitos del equipo les invito a que analicen las dificultades que comporta sustituirlo. De momento se ha fichado a Ter Stegen, se negocia con Claudio Bravo y no se sabe muy bien si sería conveniente mantener un tercer portero, por si acaso.

Sustituir a Puyol también comporta grandes movimientos de la secretaría técnica. Me parece muy arriesgada la idea de que el sucesor del gran capitán azulgrana pueda ser Marquinhos, un brasileño con poca experiencia -menos que Bartra, por ejemplo- y que ni siquiera ha sido convocado para el Mundial, porque su plaza la va a ocupar Henrique, que fue un fichaje fantasma del Barça. Claro que Brasil tampoco ha convocado a Filipe Luis y sí a otro ex azulgrana, Maxwell, que aquí fue poco valorado.

Fichar bien es una operación de alto riesgo en la que el entrenador, Luis Enrique, y el director deportivo, Andoni Zubizarreta, deben ir en perfecta sintonía. Porque de poco serviría fichar futbolistas de primer nivel si luego el entrenador no consigue encajarlos en su equipo. A Guardiola le sucedió con Hleb, Martín Cáceres e Ibrahimovic, entre otros. Y tanto a Pep como a sus sucesores les resultó difícil encajar a Cesc Fàbregas en el estilo Barça. La razón es que todos esos jugadores son 'antisistemas', con un punto de anarquía en su juego, y que no se resignaban a jugar a uno o dos toques y a reprimir cualquier iniciativa para mantener su posición en el campo. Hasta Thiago Alcántara, ahora tan añorado, recibía críticas porque le gustaba correr y tomar decisiones por su cuenta, saliéndose del guión pautado de su entrenador.

Si lo que se quiere es fichar un Xavi, más vale que nos lo quitemos de la cabeza, porque se trata de un futbolista irrepetible. Si se quiere que Koke, Rakitic o Rafinha sean autómatas y hagan de Xavi, les vamos a enviar de cabeza al fracaso. Hasta que algún día nos demos cuenta de que aquel estilo idolatrado que nos llevó a ser el mejor equipo del mundo, es imposible de mantener sin aquellos jugadores, y que introducir modificaciones no es un sacrilegio sino la sensata aceptación de que los tiempos están cambiando. Como ya advirtió Bob Dylan hace más de medio siglo.

Pleno de la Masia en el Mundial

La cantera de fútbol azulgrana se confirma como la más fructífera de cara a un acontecimiento de primera magnitud como es el Mundial de Brasil. A los ocho internacionales de la Roja (Reina, Piqué, Jordi Alba, Xavi, Iniesta, Cesc Fàbregas, Busquets y Pedro), hay que sumar a Leo Messi (Argentina), Thiago Motta (Italia) y Giovanni dos Santos (México). Las lesiones de Víctor Valdés y de Thiago Alcántara han rebajado la cifra pero aún así el fútbol base azulgrana sigue teniendo una presencia estelar en un gran evento.

Castigo a la chapucería financiera

Sandro Rosell y el Barça, como entidad jurídica, están imputados por presunto delito fiscal en el fichaje de Neymar. Vamos camino de que el fichaje del brasileño dé más que hablar que el de Di Stéfano. Se compararon ambos casos y alguien dijo que el fichaje de Neymar era un gol por la escuadra al Madrid y se ha convertido en un golazo... pero en propia puerta. Los mejores fiscalistas consideran que el contrato es una chapuza, que al Barça le va a costar una pasta y desprestigio. Bartomeu dijo que no pararían hasta encontrar quién hay detrás de todo esto. El juez Pablo Ruz parece tener claro que detrás lo que hay es un torpe negocio de aprendices.

Zubi-Puyi, tandem para confiar

Zubi-Puyi, tengo las mayores esperanzas en que la pareja que tan bien defendió los intereses deportivos del Barça en el campo, cada uno en su puesto y en su momento, consolide la dirección deportiva del club, posiblemente el despacho más delicado de la casa. La popularidad de Zubi se tambalea y la figura de Puyol, un ídolo indiscutible, supone un refuerzo para el vasco. La gran amistad de 'Puyi' con Luis Enrique fortalecerá el 'feeling' y el hilo directo de la secretaría técnica con el míster.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon