Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Finalísima: la Liga, pendiente tan solo de 90 minutos de leyenda

AS AS 17/05/2014 Santi Giménez

Ha llegado una hora histórica al fútbol español. No es única, porque esta circunstancia de jugarse la Liga a cara o cruz entre los dos aspirantes en 90 minutos cara a cara ya ha sucedido antes. Pero nunca como hoy, cuando la mayoría de aficionados podrán contemplar lo que va del drama a la gloria en vivo y en directo durante 90 minutos de pasión. Lo que pase esta tarde entre las seis y las ocho, sea lo que sea, será recordado durante mucho tiempo. 37 jornadas de lucha, de sufrimiento, de lesiones, de partidos agónicos, de empates injustos y de partidos que parecían ganados de antemano y que se perdieron se resumirán en una hora y media. Barcelona y Atlético de Madrid están a un palmo de la gloria que se decidirá en 90 históricos minutos.

Hoy no sirven consignas. A Simeone, por una vez, ya no le sirve el discurso del partido a partido. Después del de esta tarde, ya no habrá encuentro que corrija lo que pase en la Liga. Para Martino, el discurso de la adaptación al nuevo entorno hace tiempo que caducó. Sabe que para él no habrá un mañana blaugrana. Está ante la posibilidad de irse por la puerta grande o con el rabo entre las piernas.

Con todos. Ambos equipos saben que afrontan un duelo épico en el que sólo puede quedar uno. No hay favorito, porque las circunstancias favorables a uno y a otro se compensan. El Barça parte con la ventaja de jugar en casa y ante su público, pero al Atlético le basta con el empate para salir del Camp Nou con la Liga.

En lo que respecta a los jugadores convocados, los dos entrenadores han decidido que no era momento para guardarse a nadie. Todos los jugadores en edad de servir estarán listos para el encuentro que les puede hacer eternos. Las fuerzas están equilibradas en todas las zonas del campo, excepción hecha de las porterías, donde los barcelonistas pueden añorar a Valdés más que nunca.

En el Barça, Martino recupera a Piqué, Alba y Neymar, que llevaban seis semanas de baja, están faltos de entrenamiento, tienen un Mundial a las puertas pero no quieren perderse el partido.

Simeone también tiene a todos sus guerreros listos. Especialmente al más fiero: Diego Costa, que a pesar de sus molestias saldrá como titular en el Camp Nou.

En este sentido, el Barça juega con cierta ventaja, pues no tiene una final en Lisboa. Pase lo que pase esta tarde, el Barcelona cerrará la temporada, mientras que al Atlético le quedará en la recámara una bala de plata. Que el resultado del Camp Nou influya en Lisboa es tan cierto como que el resultado en la Liga no va a influir lo más mínimo en las decisiones que tome el Barça a partir del lunes.

El Barça sale a jugar un partido en el que le es obligatorio ganar después de empatar sus dos últimos encuentros y de ser incapaz de doblegar al Atlético en sus últimos cinco duelos directos. Por si fuera poco, Messi, recién renovado, lleva seis partidos sin marcar ante los de Simeone

El Atlético por su parte, llega a Barcelona con la tranquilidad de saberse el héroe de la competición por esfuerzo y lucha, pero con la duda de que podían haber liquidado este tema antes y el temor que sus últimos tropiezos no les vayan a penalizar. La solución, en 90 minutos dignos de la mejor videoteca. Tomen asiento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon