Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Football Leaks, el azote del fútbol

Marca Marca 12/02/2016 Alberto Rubio y Tomás Campos
Fondos de inversión como Doyen Sports se aprovechan de clubes con problemas de liquidez e imponen cláusulas abusivas en los contratos que firman con esos clubes © Marca Fondos de inversión como Doyen Sports se aprovechan de clubes con problemas de liquidez e imponen cláusulas abusivas en los contratos que firman con esos clubes

"No hablamos por teléfono o en persona. Estamos haciendo grandes enemigos, así que tenemos que tener mucho cuidado". Dicho así, suena a película de espías, pero la realidad es bien distinta porque se trata de fútbol, sólo fútbol. Estas declaraciones al 'The Times' británico pertenecen a alguno de los responsables de Football Leaks, un portal de internet que copia el funcionamiento de Wikileaks, el sitio web creado por Julian Assange en 2010. Wikileaks revela escándalos políticos y actuaciones irregulares de los Estados.

Nótese que decimos 'alguno de los responsables', porque en Football Leaks no hay nombres ni direcciones a los que dirigirse. Así ha sido desde su creación, a finales de septiembre de 2015, y así sigue, dificultando cualquier investigación sobre sus creadores, de los que apenas se sospecha que son portugueses.

MARCA se puso en contacto con ellos, vía email, para conocer de primera mano sus objetivos, aunque pinchamos en hueso cuando quisimos saber algo más sobre el funcionamiento del propio portal. "Por el momento no podemos divulgar ninguna información sobre nuestros asuntos internos", fue la escueta respuesta, la pared con la que chocamos todos los que intentamos saber algo más sobre los creadores de la página web que ha revolucionado el mundo del fútbol en menos de seis meses.

Football Leaks irrumpía en Internet como "una organización creada en busca de la verdad", convencida de que "sólo a través de la presión pública se puede lograr la diferencia y destapar la parte oculta del fútbol". Dicho así, suena bonito. El polémico contrato del entrenador Jorge Jesús con el Sporting de Lisboa fue el pistoletazo de salida, el aperitivo con el que se dieron a conocer antes de revelar la letra pequeña de cientos de contratos en los que, a veces, se ven implicados grandes estrellas y clubes de renombre mundial. Bale, Neymar, Özil, Martial, Falcao... La lista es casi interminable y, al parecer, sólo el comienzo, porque, en declaraciones a EFE, los responsables del portal aseguraban no saber "el número exacto de documentos" que tienen, "pero está por encima de las 300 gigas de información. Y ninguno de ellos está falsificado. Nadie podrá silenciarnos".

Evidentemente, estas filtraciones les han granjeado poderosos enemigos. En el punto de mira, Doyen Sports, una organización perteneciente al conglomerado mundial Doyen Group que se creó en 2008 con el objetivo de financiar la compra y venta de los derechos de algunos futbolistas para rentabilizar su inversión en posteriores operaciones de traspaso. Doyen, conviene aclararlo, nunca ha ocultado esto.

Hasta tal punto ha llegado el enfrentamiento, que la actividad de Football Leaks está siendo investigada por la policia judicial portuguesa tras una denuncia por extorsión de Doyen Sports. Su consejero delegado, Nelio Lucas, aseguró haber recibido una serie de correos electrónicos de un supuesto pirata informático que le reclamaba un millón de euros a cambio de ocultar los contratos relacionados con el fondo de inversión que tenía en su poder.

Lucas se negó a pagar, lo denunció a la policía lusa y los contratos empezaron a ver la luz, aunque Football Leaks ha negado tajantemente haber mantenido contacto alguno con el consejero delegado de Doyen Sports. De momento, la investigación sigue su curso y las autoridades judiciales portuguesas ya se han pronunciado de forma contundente calificando a Football Leaks como "una organización criminal internacional con experiencia en este tipo de actividad". Doyen, además, acusa a Football Leaks de robar y publicar documentos confidenciales que, en algunos casos, están manipulados o son directamente falsos.

Esta es la versión de Doyen, porque Football Leaks contraataca en MARCA con una denuncia paralela: "Recibimos algunos correos electrónicos muy extraños a principios de diciembre. Alguien quería comprar todos nuestros documentos y nos ofreció alrededor de 650.000 euros, proponiéndonos además una especie de asociación para futuros proyectos. Todo parecía muy extraño y, por supuesto, rechazamos dicha oferta".

Clubes españoles en peligro

En este caso no hay nombres detrás de la denuncia pero basta repasar lo que Football Leaks piensa de Doyen para entender por dónde van los tiros: "Portugal y España tienen, de lejos, los campeonatos más opacos de las grandes ligas europeas. La integridad de la competición española se puede ver claramente comprometida cuando fondos de inversión como Doyen Sports se aprovechan de clubes con problemas de liquidez e imponen cláusulas abusivas en los contratos que firman con esos clubes. Para nosotros, todo eso no es más que usura. Las injerencias de estos fondos de inversión en la política de fichajes de los clubes junto con una mala gestión y un presidente irresponsable, pueden destruir un club, como hemos visto recientemente en Holanda con el caso del Twente. Algunos clubes españoles, como el Sporting de Gijón, también están en riesgo, y tal vez el Cádiz en un futuro próximo".

"El llamado Acuerdo de Participación de Derechos Económicos (ERPA, por sus siglas en inglés), que es la fórmula habitual que utilizan los fondos de inversión en sus negocios con los clubes, probablemente viole el Reglamento FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores en su artículo 18bis, que es el que regula la influencia de terceras partes en los contratos. Algunos clubes españoles que participan en dichos acuerdos pueden estar en serios problemas y, posiblemente, tengan que hacer frente a una sanción de la FIFA en un futuro no muy lejano", añade el portavoz de Football Leaks.

Para ellos, esta fórmula contractual, tan en boga en algunos clubes españoles, tiene más inconvenientes que ventajas: "Fondos como Doyen Sports son principalmente de naturaleza financiera y tienen un evidente interés en que se concreten traspasos tan pronto como sea posible para obtener un retorno de su inversión, dañando de esta manera la estabilidad contractual entre los clubes y los jugadores".

¿Una nueva era en el fútbol?

"Hay una gran cantidad de dinero que circula detrás de las cortinas y ni siquiera la FIFA tiene una ligera idea de lo que está pasando. Afortunadamente, la publicación de nuestros documentos está teniendo un fuerte impacto en todo el mundo y la gente está empezando a hablar más sobre estos temas. Esperemos que sea el comienzo de una nueva era de transparencia en el fútbol", opinan en Football Leaks.

"Los últimos escándalos deben servir como punto de partida. La UEFA y la FIFA necesitan implementar grandes reformas con el fin de dar credibilidad al fútbol. Lo que defendemos es la introducción de un nuevo sistema de traspasos, que implique regulaciones que limiten el margen de maniobra de los agentes de los jugadores y los fondos de inversión, y la creación de una base de datos pública con todos los detalles de los traspasos y los salarios. Eso es por lo que estamos luchando", afirman desde el mediático portal, que pone a la NBA, donde se se hacen públicos los sueldos de jugadores y entrenadores, como modelo a seguir.

Pero claro, en el aire queda siempre la gran pregunta, ¿por qué hacen todo esto? La respuesta no puede ser más concluyente: "Somos totalmente independientes y estamos haciendo esto de forma gratuita, así que en gran medida es un proyecto filantrópico con el objetivo de arrojar algo de luz a un negocio que, por lo general, es muy opaco. En nuestra opinión, el fútbol necesita mucha más transparencia y regulaciones claras. Los clubes no tienen respeto por sus aficionados, todo es tabú: los salarios de los jugadores, los contratos de traspasos, las cláusulas secretas, los intermediarios...".

MÁS EN MSN

-Jorge Mendes entra en pánico

-El Madrid, a la caza del topo

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon