Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fracasos y milagros de Pep Guardiola

SPORTYOU SPORTYOU 10/05/2016 Miguel Gutiérrez
Fracasos y milagros de Pep Guardiola © Getty Images Fracasos y milagros de Pep Guardiola

Pep Guardiola ha ganado seis de las siete ligas que ha disputado como entrenador de Barcelona y Bayern. En cada una de esas temporadas, sin excepción, ha llevado a sus equipos a las semifinales de la Champions League, en la que ha llegado a dos finales y ha ganado ambas. Ahí tienen ustedes a todo un "fracasado", según hemos escuchado recientemente.

Dentro de unos días, 'Herr Pep' tendrá la ocasión de despedirse fracasando un poquito más en la final de la Copa alemana, que ya ganó en la temporada 2013/14 junto a la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. No es de extrañar que haya que machacar tanto con la idea ("fracasado", "fracasado", "fracasado"...), intercalarla siempre que sea posible, e incluso cuando no, porque insertarla en un cerebro medianamente exigente debe de costar lo suyo. Por suerte para los telepredicadores, algunos cerebros vienen ya lubricados. Un ahorro considerable de tiempo y energía.

En la 'era Champions' (de 1992 para acá), el Bayern sólo ha sido campeón de Europa en 2001 y 2013. Pero si nos dejáramos guiar por determinados 'haters' tendríamos la sensación de que acostumbraba a coronarse cada año hasta que Guardiola llegó con su toquecito para estropearlo todo.

También es cierto que a su paso por el Bayern le ha faltado la guinda de Europa, y que todas las derrotas en semifinales han tenido un punto frustrante, cada una con un equipo español enfrente: la goleada 0-4 del Real Madrid, el destrozo de Messi y el milímetro que le ha sacado en la 'foto finish' un equipo con muchos menos recursos como el Atlético de Simeone.

Por supuesto, a Guardiola tampoco le faltará la propaganda. El símil de la colonia era grosero, aunque atinado en la forma atendiendo a cómo justifican algunos sus derrotas y resbalones. Hace tres años, cuando el Bayern hizo triplete con Jupp Heynckes a los mandos, llegamos a leer que la llegada de Guardiola había servido como estímulo al grupo: una especie de Cid Campeador nonato, un milagro. La semana pasada, viendo al Manchester City, eché de menos un 'update' para esta teoría.

MÁS EN MSN

-Las burlas de Messi al portero del Espanyol

-La tiranía de Cristiano

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon