Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gipuzkoa Basket gana en Vitoria y pone los playoffs patas arriba

Marca Marca 08/05/2014 EFE. Vitoria

El Gipuzkoa Basket terminó con el maleficio de una de sus pistas malditas y conquistó con toda solvencia y rotundidad el Buesa Arena, donde venció al Laboral Kutxa por 66-72 y puso fin a la racha de seis derrotas que había cosechado en cada una de sus visitas.

De principio a fin dominaron los de Sito Alonso el partido y con un Javi Salgado imperial, autor de 20 puntos, impuso el ritmo que más le interesó para pasar por encima de un Baskonia pitado por su público y que solo encontró en las acciones de Causeur y Heurtel la respuesta en un horrendo partido. En un desangelado Buesa Arena y con Pablo Prigioni como espectador de lujo, el Gipuzkoa Basket destapó las vergüenzas de un apático Laboral Kutxa desde el salto inicial.

Salgado y Hanley endosaron un 0-15 que llevó el marcador a un 3-17 (m.7), desatando las iras de una afición cada jornada más crítica con su equipo.
No encontró la manera de encauzar la debacle el equipo de Sergio Scariolo, que terminó el primer cuarto con un sonrojante 7-21.

En el segundo acto, el mermado Gipuzkoa Basket, sin Neto ni Ramsdell, noqueó a un Baskonia errático (10-36, minuto 15) ante una pitada descomunal de un público encendido. Con Javi Salgado, durante 20 minutos, al frente y manejando el partido a su antojo, Hanley, con 17 puntos, y Robinson, con 8, disfrutaron una y otra vez para vapulear al Baskonia, que se refugió grogui en los vestuarios en el intermedio (21-40).

Intentó mejorar su pobre versión el Baskonia con los puntos de San Emeterio en la reanudación. La cuarta personal del visitante David Doblas con 29-47 en el minuto 24 fue otro elemento que pudo contribuir a la resurrección local. Dos minutos le costó a Pleiss llegar a esa falta, lo que le llevó al banquillo para dejar huérfano al Baskonia de su único argumento ofensivo.

El obligado descanso de Salgado, Hanley y Doblas fue exprimido por el Laboral Kutxa con la puntería de un renacido Causeur para acercarse a diez puntos (42-52) al terminar el tercer cuarto.

Siguió exprimiendo el Baskonia el cansancio del Gipuzkoa Basket para estrechar el marcador y, con mucho trabajo y sufrimiento, llegó a situarse a solo cuatro puntos (56-60, minuto 35) ante un rival sustentado por la puntería de Javi Salgado desde los 6,75 metros.

Con acciones individuales de Heurtel intentó el Baskonia a la desesperada tumbar la resistencia de un fatigado rival que se resistía a entregar el partido tan cerca del final (66-68 con solo 25 segundos por jugar).

En la lotería de los tiros libres finales no le tembló el pulso a Robinson para certificar el triunfo y poner fin a seis derrotas del Gipuzkoa en el Buesa y conquistar por vez primera el pabellón baskonista.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon