Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gresca en el túnel del Camp Nou tras el derbi

SPORTYOU SPORTYOU 06/01/2016 sportyou
Gresca en el túnel del Camp Nou tras el derbi © Getty Images Gresca en el túnel del Camp Nou tras el derbi

Si el choque copero entre Barcelona y Espanyol (4-1) vivió una alta tensión con las cámaras como testigos, no es de extrañar que la crispación fuera a más en el túnel de vestuarios. Allí se vivieron gritos, "insultos y patadas en puertas", según informa la Cadena Ser. Hasta se escuchó una amenaza: "¡Os vamos a reventar!", en alusión al partido de vuelta, siempre según la citada emisora.

Posteriormente, Gerard Moreno acusó a los jugadores del Barça de haberles esperado para increparles. "Nos estaban esperando en el túnel para provocarnos, y no íbamos a callarnos, claro", dijo tras el partido. Estos jugadores fueron Mascherano, Luis Suárez y Piqué. Incluso Luis Enrique tuvo que terciar y meter en el vestuario a algunos. Hubo forcejeos, pero no se llegó a las manos.

Según reflejó el colegiado en una ampliación del acta, Luis Suárez se dirigió a los rivales en los siguientes términos: "Aquí os estoy esperando. Venid acá. ¡Sos un desecho!" El relato del árbitro dice así: "Al finalizar el encuentro y una vez en el túnel de vestuarios, el dorsal nº9 del FC Barcelona D. Luis Alberto Suárez Díaz, mientras todos los jugadores del RCD Espanyol subían las escaleras del túnel de vestuarios, les esperó y se dirigió a ellos repitiendo en varias ocasiones lo siguiente: "Aquí os estoy esperando, venid acá; Sos un desecho". Provocando con esto un enfrentamiento entre jugadores de ambos clubes, debiendo intervenir el personal de seguridad allí presente, así como los cuerpos técnicos de ambos equipos".

Acusaciones "al límite"

Los ánimos estaban ya caldeados tras el partido de ida, en el que varios miembros del Barça habían criticado de forma más o menos directa la actitud del Espanyol. "Juegan al límite", dijo Luis Enrique. "Presionaron bien y pegaron", se quejó Claudio Bravo. Esta vez ha sido Piqué el primero en criticar la "dureza" del rival, que acabó con nueve jugadores por las expulsiones de Hernán Pérez y Diop. El portero Pau López bien pudo haber corrido la misma suerte debido al pisotón que propinó a Leo Messi.

El capitán del Barça, Andrés Iniesta, se refirió a los incidentes en su habitual tono calmado: "Son cosas que pueden suceder en partidos de tanta tensión. Intercambio de opiniones con las pulsaciones muy elevadas. Cada uno ve las cosas de una manera". En su opinión, sobre el campo se vio "mucha intensidad y juego de contacto, no violencia".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon