Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guardiola camina sobre el alambre

El Economista El Economista 03/03/2016
Pep Guardiola, en el banquillo del Bayern. © Reuters Pep Guardiola, en el banquillo del Bayern.

Pep Guardiola camina sobre el alambre. Por primera vez desde que llegó al Bayern de Múnich su situación es delicada. Delicada de verdad. Cosa de los resultados y su futuro lejos de Alemania.

Ayer los bávaros perdieron en el Allianz Arena frente al Mainz por 1-2 en un resultado que les permite seguir siendo líderes, pero con 'sólo' cinco puntos de ventaja frente al Borussia Dortmund, escasa distancia para una escuadra acostumbrada a vivir en lo más alto de la clasificación con un saco de puntos frente a sus perseguidores.

La primera de sus Bundesliga la ganó con 19 puntos de ventaja precisamente sobre el Borussia Dortmund. La segunda, el curso pasado, la venció con 10 de diferencia frente al Wolsfburgo. Ahora el panorama pinta más difícil.

En Múnich saben que de ganar el título les tocará sufrir más de lo previsto, plato de escaso gusto para un club equipo que tampoco lo tiene claro en la Champions League.

La suerte quiso que la Juventus de Turín, subcampeona de Europa, fuera el rival después de que los bianconeri no pudieran acabar más que segundos la fase de grupos. Una mala suerte que parecieron disipar en el inicio del duelo de ida. El Bayern se puso 0-2. ¿Eliminatoria resulta? Ni mucho menos. La 'vecchia signora' empató a dos y ha puesto cuesta arriba el duelo de la vuelta.

Teóricamente el Bayern sigue siendo favorito, pero la remontada italiana no sentó demasiado bien en un el Allianz Arena, donde las aguas bajan revueltas desde que el City anunció que Guardiola sería su técnico. La prensa sensacionalista alemana no se lo tomó demasiado bien. Tampoco los directivos del Bayern e incluso una afición que hace poco deslizó en forma de pancartas cierto desapego hacia el ex del Barça.

Así las cosas, no es la primera vez que se baraja la opción de que Guardiola pueda ser despedido si la temporada no andase en los términos esperados para un club tan grande como el alemán. Resultados como el de ayer lejos de despejar cualquier incógnita, siembran más desconcierto con respecto a cuál será el futuro inmediato del técnico catalán.

MÁS EN MSN

-El Manchester United pujará por Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon