Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guardiola, Messi, Florentino y la bandera a cuadros

SPORTYOU SPORTYOU 26/02/2016 David de la Peña
Guardiola, Messi, Florentino y la bandera a cuadros © Getty Images Guardiola, Messi, Florentino y la bandera a cuadros

Pep Guardiola abandonará el próximo verano el Bayern de Múnich, y una fuerte corriente de opinión transmite que no se podrá valorar el éxito de su periplo en Alemania hasta no saber si gana la Copa de Europa. Otra corriente, en el polo opuesto, dice que Guardiola ha cambiado el concepto de fútbol en Alemania, y que con eso es suficiente. Tanto una como otra me parecen ideas exageradas. Por supuesto, Pep aterrizó en un club gigantesco con la exigencia de vencer todo y eso, evidentemente, no ha nacido con su llegada. Como también es cierto que el Bayern ha ganado cinco Copas de Europa en los 60 años de vida de la competición. Hay tanto estrés por ver llegar la bandera a cuadros que se nos olvida disfrutar de lo divertido que es un adelantamiento en la segunda curva del circuito. A Messi también le pasa.

En Argentina la mitad más uno se lleva las manos a la cabeza si dices que Messi es el mejor de la historia. La mayoría de la otra mitad simplemente te dice "Maradona". El argumento es obvio: México 1986. Evidentemente las cosas que hizo Diego con aquella Argentina o con su Nápoles en la potentísma liga italiana del momento es una montaña de razones lo suficientemente pesada como para que el debate esté más que abierto. Pero el argumento decisivo no puede depender de si Higuaín la echa dentro o la echa fuera. Hay algo de mentira en eso de que "al segundo no se le recuerda". Al segundo no se le recuerda si no le has visto, porque lo que consultarás será la lista de vencedores. Entonces comprobarás quién ha ganado, pero no sabrás cómo lo ha hecho, por lo que no podrás haberlo disfrutado. A Florentino Pérez también le pasa.

Florentino Pérez se ha equivocado muchas veces en los últimos tiempos. La última gran equivocación -como quedó demostrado- fue elegir a Rafa Benítez para dirigir a la actual plantilla del Real Madrid. Una liga en siete años es un bagaje impropio para el conjunto blanco, pero detrás de ese juicio de la bandera a cuadros se esconden otras realidades que no es justo pasar por alto. Porque desde su llegada el Madrid dejó de jugar con Drenthe y Palanca en el Camp Nou para hacerlo con Bale y Cristiano Ronaldo. Por supuesto hay mil matices a la hora de discutir su estrategia deportiva, pero el hecho de que su gran rival haya ganado más que él ha dependido mucho más de Guardiola y Messi que de sus equivocaciones.

A mí no me importará si Guardiola gana o no la Copa de Europa para acordarme de lo mucho que disfruté viendo cómo un Bayern repleto de bajas hacía parecer a la Juventus, subcampeona de Europa, un juguete roto durante más de una hora en su propio campo. Ni tampoco me importará si Messi nunca levanta la Copa del Mundo, porque podré acordarme de cada barbaridad suya que me ha hecho ponerme de pie delante del televisor. Evidentemente Florentino Pérez no es Guardiola ni Messi, pero el juicio de no ganar está lleno de matices y es indiscutible que si bien es cierto que su segundo mandato es escaso en cuanto a títulos, el aficionado al Real Madrid ha vuelto a ver a algunos de los mejores jugadores del mundo en el Santiago Bernabéu. Ha vuelto a ver semifinales y finales de Copa de Europa. No cabe duda de que los inmortales son solo los que ganan, pero también lo es que el aficionado al fútbol no se sienta delante de la televisión solo para comprobar quién gana.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon