Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gulbis, el aire fresco del circuito

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 25/04/2014 Lluís Carles Pérez

Ernests Gulbis, hijo de millonario y espíritu libre del circuito, ofreció ayer varias perlas en una relajada conversación en la piscina del club tras su victoria sobre Albert Montañés. "Siempre que hablen de mí, estaré contento, incluso si dicen que soy un psicópata y un cínico. Yo estoy muy a gusto conmigo mismo", espetó en un momento dado el letón, cuyos coletazos de sinceridad son una bendición en un mundo demasiadas veces encorsetado.

"¿Quién quiere ver un Gulbis-Montañés sin emoción? O sin raquetas rompiéndose, gritos. Todo el mundo quiere ver acción, sangre y pelea. Por eso viene la gente a vernos, como al boxeo o el fútbol. Siempre tiene que haber un poquito de fuego y quizá el tenis lo está perdiendo. Es un deporte de caballeros y justo, pero yo quiero ganar. Fuera de la pista los rivales son mis amigos, pero dentro, sinceramente, no me importan. Y si el público la toma contigo, úsalo, al final todo es un arma más".

Nueva generación

Más allá de ese discurso directo, Gulbis, de 25 años y nº 23 mundial, pertenece a la nueva generación que desea inquietar a Nadal, Djokovic, Federer o Murray. "Si no creyera que estoy listo para ganar en Grand Slam no jugaría al tenis. Mi meta no es ser el número 20 del mundo, sino el top-10. Tengo grandes expectativas sobre mí, por eso a veces me agito demasiado o me pongo muy nervioso. Soy una personal muy emocional", admite.

"Espero demostrar que puedo ganar más veces al 'Big Four'. El tenis no es como antes, ya no puede haber un Becker que gane Wimbledon con 17 años. Ahora es un juego diferente, necesitas ser un hombre. Alguien como yo empieza a jugar bien con 23, 25 e incluso 27 años. En mi país nos desarrollamos más tarde que serbios o españoles. Ves a un junior sueco y es un niño, y miras a los españoles y ya tienen barba. Yo empiezo ahora a estar preparado para grandes victorias. Las que logré con 20 años fueron más por talento y juego,pero no tenía ni el físico ni la preparación, no estaba listo para ello. Ahora me estoy acercando cada vez más a los mejores", dice.

"Para mí Nadal es el más difícil. Nunca le he ganado, siempre me falta algo. Con otros si te acercas al final se vienen abajo, pero él lucha cada punto, siempre está ahí", advierte el letón, que no cuida especialmente su dieta como otros tenistas. "No me importa el tema de la comida. No soy un chico libre de gluten", bromea aludiendo a Djokovic. "Yo como mucho chocolate y bebo mucha Coca Cola. El secreto no está en la alimentación, sino en entrenar. Ahora entreno más horas y por eso juego mejor. Espero volverme más inteligente con los años".

Gulbis ha ganado las cinco finales que ha jugado, la última este año en Marsella. "Siempre tengo problemas con las primeras rondas, a partir de cuartos juego mucho mejor. Si llego lejos voy encontrándome mejor. Me gustan los grandes partidos, disfruto con ellos". Ahí está en el Godó.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon