Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guzmán reparte risas y lágrimas en Jaén con un gol en el 93’

AS AS 07/06/2014 Javier Lekuona

El fútbol tiene estas cosas. Al Alavés, que durante muchas jornadas le había abandonado la suerte, le sonrió la fortuna en un loco final de partido en Jaén. Perdía 1-0 en el minuto 83, dio la vuelta al marcador en un pis pas, se dejó encajar una diana de Machado en el 88 y, cuando ya se veía en Segunda B, Jarosik tocó un balón bombeado y Guzmán, el bueno, metió una cabeza de oro que le mantiene en la Liga Adelante.

El Jaén fue un mar de lágrimas, lo mismo que el vecino Mirandés. No fue el mejor día de los gasteiztarras. El gol de Jona ponía a los de Alberto López contra las cuerdas. El técnico acertó de pleno jugándosela a cara o cruz metiendo todo lo que tenía en el banquillo. Un tanto anulado por falta inexistente de Quiroga lo ponía aún más complicado. Pero la furia alavesista apareció en el mejor momento.

Los goles de Juanma y Quiroga situaban al Alavés inesperadamente en el cielo. Un error de marca sobre Machado, que batió a Iván Crespo a placer, le devolvió al infierno. Pero quedaba la bomba del partido, la jugada final que devolvería la vida a uno de los dos equipos, que se iban de la mano a Segunda B.

Fue Guzmán quien apareció al segundo palo para cabecear cerca de la raya el histórico 2-3 que permitirá al Glorioso gestionar la próxima temporada de otra manera, crecer con una afición que nunca le ha dado la espalda. Como un once que encontró un premio que buscó con fe hasta sin aliento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon