Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Háztelo mirar, Piqué

SPORTYOU SPORTYOU 12/12/2015 Iñaki Cano
Háztelo mirar, Piqué © Getty Images Háztelo mirar, Piqué

Estimado Gerard Piqué:

Más vale caer en gracia que ser gracioso, o pretenderlo insistentemente. Y por si no te has dado cuenta, no lo estás consiguiendo. No haces gracia. No es divertido reírse de los conocidos, amigos o compañeros. El calificativo puedes ponerlo tú, sin ofender. Porque eso es lo que has hecho con tu -ojalá- última ’gracieta’. No me preocupa que después de este artículo dejes de saludarme, ya que he podido vivir sin tu 'sonrisa' más de 40 años y podré hacerlo otros 40 más. En septiembre te defendí convencido tras tu conferencia de prensa pero hoy tu ‘chiste’ es indefendible y además seguro que te trae consecuencias y no serán buenas. No sólo te has ganado la enemistad de Álvaro Arbeloa sino la de muchísimos otros que ya te tenían en el punto de mira.

· 'Gerard Piqué ha perdido la perspectiva', la opinión de Elías Israel

Me consta que naciste en el seno de una familia bien de Barcelona. Que fuiste educado como corresponde a la clase elegante de tu gente. Don Amador Bernabéu seguramente te pegará un tirón de orejas por tu indirecta, directísima, a un colega de profesión con el que te encontrarás más pronto que tarde. A tu abuelo no paras de comprometerle, porque él sí es un señor. Don Amador, sin ser tan alto, ni tan guapo, ni muchísimo menos tan rico, supo ser culé y elegante a la vez. Tú sin embargo cada día te equivocas más y comienzas a ser un mal ejemplo para tus compañeros de equipo, de Selección y para tus hijos, que el día de mañana harán desde la 'normalidad' lo que hacía su papá riéndose de los demás, ridiculizándolos para ganarse, por la vía equivocada, el 'cariño' de un pueblo y una grada.

No te extrañes cuando lo hagan con sus compañeros de clase porque para ellos serán muy normales los 'emoticonos insultantes', los disfraces a destiempo y las frases inoportunas e hirientes hacia la gente. Es lo que vieron en casa.

Tropezar dos veces en la misma piedra puede ser un accidente, pero hacerlo tantas veces es muy preocupante. Deberías hacértelo mirar, aunque me parece que te importa un pepino lo que piense la gente de ti, porque como tú mismo has dicho: “Yo soy así y no voy a cambiar”. Pues mira, Gerard: la sinceridad mal utilizada a veces es sinónimo de mala educación, porque yo podría decirte muchas cosas sobre tu comportamiento diario y sin embargo, por educación, no lo hago. Háztelo mirar. Si no es por ti, hazlo por tus hijos, que seguramente se miran en tu espejo. Un espejo que se está haciendo añicos, ‘gracioso’.

Seguramente con la bocaza grande que tienes, delante de todo el mundo, fardarás de tus ‘simpáticas’ hazañas, pero siendo un personaje público como eres te esperarán a que te vengan mal dadas y será entonces cuando descubras que el pasado se te ensució innecesariamente, con tus reiteradas e innecesarias salidas de pata de banco. ¿Qué has ganado? Nada. Has pasado de ser un excelente futbolista a un zote mal educado, con mala lengua y dedos muy torpes a los que no les llegan las órdenes correctas desde tu cerebro, a veces muy confundido y despistado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon