Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Habrá vida o muerte

Marca Marca 23/04/2014 Jesús Sánchez
Photo © Proporcionado por marca.com Photo

No hubo ningún golpe en el pecho a la llegada al hotel tras el primer partido en el Palacio de la Paz y la Amistad. El cuerpo técnico y los jugadores del Real Madrid digirieron bien la derrota. Ninguno de ellos pensaba que iba a ser sencillo eliminar al Olympiacos, campeón en 2012 y 2013. Hubo autocrítica y análisis de lo ocurrido para hacer los ajustes necesarios. Hoy tratarán de ponerlos en práctica (20.45 h, C+ Dep) en el cuarto encuentro de la serie, que sigue valiendo una Final Four.

El diagnóstico es que el Madrid debe entrar en el partido desde el minuto uno, tal y como hizo en su casa, en los dos primeros encuentros de la eliminatoria. Tiene que atajar el rebote ofensivo del Olympiacos y, quizá lo más importante, necesita aislarse de los factores externos, el ambiente y el arbitraje. La sensación es que nada de esto será favorable así que mejor no obsesionarse. Perderse en protestas es pecado.

Una mala puesta en escena penaliza

«Jugar en casa te ayuda a tener un buen tirón inicial, pero nosotros no estuvimos bien y hay que corregirlo», afirmaba ayer Laso después del entrenamiento del equipo blanco. El inicio de partido de su equipo fue decepcionante. Le salvó su acierto en el triple, pero se vio superado por la dureza de su rival, por la intensidad que le puso el Olympiacos y por el sentimiento de urgencia que tenía el equipo griego. El Madrid se vio demasiado cómodo con el colchón de la ventaja en la serie (2-0). El caso es que el equipo que ha ganado el primer cuarto se ha llevado el triunfo. Es trascendental el inicio.

34 segundas oportunidades para el Olympiacos

El paseo de Dunston, MVP de la jornada, por la zona del Madrid en el partido del pasado martes fue evidente, sonrojante para algunos de sus defensores como Bourousis. El problema del equipo de Laso es que no está atajando su rebote como debiera. El bicampeón de Europa ha cogido 34 ofensivos a lo largo de la eliminatoria. Son demasiadas ventajas para un equipo tan bueno como el Olympiacos. El Madrid debe cerrar el grifo de la sangría.

Todo el mundo sabe cómo es el arbitraje en Europa

A los jugadores del Madrid les llamó la atención la doble valla metálica para proteger las gradas del pabellón del Olympiacos, pero en general celebran jugar en ambientes de baloncesto como los de Grecia. El arbitraje del pasado martes les hizo menos gracia, aunque contaban con ello. La terapia de Laso incide en que sus hombres deben olvidarse de los jueces.

Sin temor al quinto partido

La intención del Madrid es resolver hoy. «No pienso en el quinto, pienso en el cuarto», pero en último caso la resolución final siempre será en el Palacio. Es un dato tranquilizador para el campeón ACB.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon