Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hamilton, contra la maldición de Brasil a por otro récord de Schumacher

SPORTYOU SPORTYOU 13/11/2016 David Sánchez de Castro
Hamilton, contra la maldición de Brasil a por otro récord de Schumacher © Getty Images Hamilton, contra la maldición de Brasil a por otro récord de Schumacher

Lewis Hamilton consiguió la sexagésima pole de su carrera deportiva, con lo que parte como uno de los grandes favoritos para la victoria en el Autódromo José Carlos Pace. Sólo había salido una vez desde la primera posición de la parrilla en Brasil: en 2012, en aquella carrera en la que Sebastian Vettel se tocó con Bruno Senna en la primera curva, quedó en dirección contraria y, pese a todo, acabó consiguiendo el sexto puesto que le dio a él otro campeonato y a Fernando Alonso otro subcampeonato. Hamilton ya sabe lo que es pisar el podio con más samba del mundo: lo hizo en 2009 (tercero, con McLaren), en 2014 y 2015 (segundo, con Mercedes). Pero nunca ha ganado.

Interlagos es una de las grandes ausencias del expediente de Lewis Hamilton. El tricampeón del mundo ha bebido champán desde lo más alto del cajón de 23 circuitos diferentes. Nadie lo ha hecho más veces que él en más sitios distintos, y sólo Michael Schumacher lo hizo las mismas. Si logra la victoria este domingo, no sólo habrá conseguido evitar el título de Nico Rosberg, sino que además habrá batido otro récord histórico para su haber. Qué mejor acicate que seguir vivo en la lucha por el Mundial que luchar por la victoria número 52 en su cuenta personal.

Las circunstancias no han ayudado a que Hamilton haya marcado una muesca en Brasil. En 2007 se quedó sin ganar por su pelea con Fernando Alonso (y por pulsar el botón del limitador cuando no le correspondía). En 2008, cuando se proclamó campeón, la lluvia le llevó a adelantar a Timo Glock en la última curva, pero la victoria fue para el gran perdedor del día, Felipe Massa: Hamilton entró en meta quinto. Las opciones de ganar en 2009 y 2010 se le fueron por mucho, antes de sumar dos abandonos consecutivos en 2011 y 2012. En 2013, ya con Mercedes, no pasó del noveno puesto. En 2014 cedió en Interlagos con Nico Rosberg tras cinco victorias consecutivas, y no sería hasta la siguiente cita cuando le levantó el primer título de era de las flechas plateadas a quien hoy es el máximo candidato a campeón. Por último, en 2015, prácticamente regaló la victoria a su compañero, ya como vencedor de la temporada: para qué ir a por la victoria, si las vacaciones estaban tan cerca.

Los recuerdos se agolpan en la memoria de Hamilton cada vez que pisa Brasil, pero por unas cosas o por otras aún no ha bebido del champán de los ganadores. Ha avisado: va a ir a por todas. No le queda otra: si gana Rosberg, adiós a las opciones de su cuarta corona mundial.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon