Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ighalo toma el testigo de Recio y 'roba' protagonismo a Vela

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 06/05/2014 J.L. Lorenzo
© Image MundoDeportivo.com

Los goles de Imanol Agirretxe aquel 13 de mayo del año pasado hacían presagiar que los tres puntos se iban a quedar en Anoeta y que la Real iba a dar un paso de gigante en su objetivo terminar la temporada en esa cuarta posición. Pero cuando toda hacía indicar que el encuentro ante el Granada iba a terminar con victoria txuri urdin por la mínima, en el momento más inoportuno, apareció la figura de Recio para con su gol infligir uno de los mazazos más duros que sufrió la afición blanquiazul la temporada pasada. Menos de un año después, la historia se ha vuelto a repetir en el campo de Amara y con el conjunto nazarí como convidado de piedra.

En esta ocasión no fue el futbolista malagueño, que había tenido que tomar antes que ninguno el camino de vestuarios. En menos de seis minutos, Recio vio dos amarillas y fue expulsado por Fernando Teixeira Vitienes. Pero el lugar del '14' del Granada lo reclamó un Ighalo que sólo llevaba unos cuantos minutos sobre el verde de Anoeta, tiempo suficiente, eso sí, para quitarle el protagonismo absoluto del partido a Carlos Vela. El futbolista nigeriano, en claro fuera de juego, acertó a batir la portería defendida por un Claudio Bravo que ni si quiera se había manchado los guantes hasta ese momento. Pero Ighalo acertó e hizo que dos puntos volaran de Anoeta tal y como sucediera la temporada pasada.

El Granada consiguió un extraordinario botín tras un encuentro en el que la Real se mostró muy superior. Pero eso no le bastó, ni tampoco las innumerables ocasiones de las que dispuso para dejar el partido visto para sentencia antes de que el duelo entrase en ese correcalles en el que se convirtió en el tramo final. Porque si ha habido un partido en el presente ejercicio en el que la Real no ha dejado de generar ocasiones de gol fue en el de este lunes, sobre todo en una primera parte para enmarcar.

Los txuri urdin las tuvieron de todas los colores, pero el balón no quiso entrar. Hubo que esperar hasta el 77 para que se produjera la aparición estelar del de siempre. Mientras otros no paraban de fallar y fallar, Vela, en la primera clara que tuvo, puso el balón dentro de la portería defendida por el griego Karnezis. El mexicano sacó, una vez más, su pierna izquierda a pasear para aprovechar un excelente serviciode De la Bella.

En esta ocasión la aportación del azteca no fue suficiente para que los tres puntos se quedaran en casa. Pese al 1-0 que campeaba en el marcador, nadie en Anoeta las tenía todas consigo. Y los peores augurios se confirmaron en el último minuto de la prolongación con ese disparo mordido de Ighalo que hizo posible que la historia se volviera a repetir. Maldito 'déjà vu'.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon