Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Imputan a presidente Federación Catalana de Balonmano por deuda 30.000 euros

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 24/05/2014 EFE

Barcelona, 24 may (EFE).- Una juez de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) ha imputado al presidente de la Federación Catalana de Balonmano, Tomàs Moral, por asumir una deuda de 30.000 euros con la empresa del servicio de limpieza que trabajaba para la entidad, sólo once días antes de presentar concurso de acreedores.

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la titular del juzgado de instrucción número 4 de Cerdanyola del Vallès acepta a trámite la querella interpuesta por los responsables de la compañía de limpieza y cita a Tomàs Moral a declarar como imputado el próximo martes 3 de junio, por un delito de insolvencia punible.

La imputación de Moral parte de una querella presentada por la administradora de la empresa Servicios Integrales Vigo S.L., que acusa al presidente de la Federación de "firmar en falso" en mayo de 2013 un documento en el que fijaba plazos para devolver una deuda de 61.961,51 euros -de los que solo hizo efectivos 31.961,51-, tan sólo 11 días antes de presentar concurso de acreedores.

Moral, que también es vicepresidente de la Federación Española de Balonmano, contrató en diciembre de 2011 a Servicios Integrales Vigo para que prestara los servicios de limpieza y mantenimiento de las instalaciones de la Federación Catalana de Balonmano, que tiene su sede en Cerdanyola del Vallès.

Sin embargo, en abril de 2013 Moral comunicó a la compañía que rescindía de forma unilateral el contrato, debido al fuerte descenso de abonados.

El presidente de la Federación catalana y la administradora de la compañía firmaron el 31 de mayo de 2013 un acuerdo de resolución de contrato, en el que Moral reconocía una deuda de 61.965,51 euros por los servicios prestados y concretaba un calendario para devolver el dinero, con pagos hasta diciembre de 2013.

Sin embargo, la Federación sólo satisfizo el primer pago, de 31.961,51 euros, el 3 de junio de 2013, por lo que todavía adeuda a la empresa de limpieza 30.000 euros.

Once días después de reconocer la deuda de 61.961,51 euros, la Federación presentó concurso de acreedores, con lo que dejó a la compañía de limpieza sin la posibilidad de cobrar los pagarés pendientes.

En la querella, admitida a trámite por la juez, la responsable de la compañía apunta que Moral -que fue reelegido en el cargo en 2012-, ya sabía cuando firmó el acuerdo de resolución de contrato que no podría hacer frente a los 30.000 euros pendientes, porque la presentación del concurso de acreedores era inminente.

"La presentación del concurso de acreedores por parte de la Federación Catalana de Balonmano debió requerir de una preparación superior a 11 días, por toda la documentación que hay que preparar, así como los acuerdos a los que debió llegar la cúpula directiva para ir al concurso, con lo cual a 31 de mayo es seguro que sabía su presidente que se firmaba en falso el contrato de rescisión", sostiene la querella.

Además, la querellante, representada por el abogado Ferran Gispert, esgrime que el concurso de acreedores, que se sigue en el juzgado de lo mercantil número 6 de Barcelona, se estaba preparando al menos desde el 27 de mayo de 2013, ya que ese día la federación aportó un poder para pleitos al juzgado.

"Cuatro días antes de la emisión de los pagarés, ya se sabía que total o parcialmente no podrían ser devueltos", remarca la querella.

La querella considera que la presentación del concurso "es del todo extemporánea", si bien admite que a mediados de 2013 la situación financiera de la Federación Catalana de Balonmano "devino del todo insostenible".

El escrito acusatorio remarca que la Federación se encontraba desde hacía años "en situación de insolvencia, que se fue agravando a lo largo de los años", si bien admite que desconoce por qué no se presentó el concurso con anterioridad.

Según los datos aportados por la querellante, la Federación estaba en números rojos desde al menos el año 2010 y además su capital social empezó a ser negativo desde 2012, con 74.044 euros negativos, que subieron hasta los 121.569 negativos de 2013.

En el auto, el juez también cita para el lunes 2 de junio como testigo al tesorero de la Federación Catalana, así como a la querellante, para que ratifique el contenido de su escrito..

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon