Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isco comienza a estar cansado de ser el eterno '12'

Marca Marca 25/11/2015 J. F. Díaz y J. L. Calderón
El jugador malagueño esperaba comenzar de inicio el partido ante el Barcelona. © AP El jugador malagueño esperaba comenzar de inicio el partido ante el Barcelona.

Isco se llevó un duro golpe con la suplencia en el Clásico. No sólo porque a ningún jugador le gusta perderse un partido como éste, sino porque no se lo esperaba. El viernes creía que jugaba y que el sacrificado sería James. Pero 24 horas después todo cambió y el colombiano le quitó el sitio.

Isco se ha sentido, de algún modo, traicionado por Benítez. El jugador renunció a la selección por unas ligeras molestias pensando en el Barcelona, en estar a tope para un partido crucial. Se puso a las órdenes de Rafa y realizó unos entrenamientos espectaculares. A sus compañeros les llamó la atención lo enchufado que estaba el 22 blanco. Mientras, James, aún en proceso de estar a tope tras dos meses lesionado, estaba jugando con Colombia a miles de kilómetros de distancia.

Pero la decisión de Benítez fue la que no esperaba el jugador y tampoco muchos de sus compañeros. La misma que tomó con Casemiro. Isco volvió a toparse con la realidad de que no es indiscutible en el Real Madrid. Y ya empieza a pensar que nunca lo va a ser. Cree que hizo méritos suficientes para jugar de inicio ante el Barcelona y no entendió su suplencia.

Sin galones

De hecho, más de uno en el vestuario blanco relaciona que perdiera los papeles ante Neymar con el calentón que arrastraba tras quedarse en el banquillo. Perdió los nervios y vio roja directa tras cazar al brasileño. Momento que aprovechó el Bernabéu para ovacionarle y demostrarle el cariño que el jugador no ha sentido con los entrenadores. La afición blanca lo adora, pero se le resisten los galones de ser titularísimo.

El Clásico fue el último ejemplo de que se le resiste ser protagonista en el Madrid. Algo que vuelve a poner en entredicho su continuidad a final de la temporada. Isco empieza a cansarse de su papel de actor secundario en el Real Madrid y no se descarta que se plantee salir a final de temporada en busca de un destino donde se le valore más, deportivamente y, también, económicamente.

Es la tercera temporada de Isco y su situación en el escalafón del Madrid no ha cambiado. James sigue estando por delante de él y, lo que es peor, sin necesitar estar al ciento por ciento. Hasta Benzema, que tampoco llegaba a tope, le pasó por la derecha a la hora de hacerse un hueco en el once inicial.

Estaba nueva decepción supone mucho más que una suplencia inesperada. Isco comienza a estar cansado y el Clásico puede ser un punto de inflexión en su futuro.

MÁS EN MSN

-El doble juego del Real Madrid y el Barça

-El Expediente X de Kovacic

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon