Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isco, el patito feo

SPORTYOU SPORTYOU 30/09/2016 Julián Ávila
Isco, el patito feo © Getty Images Isco, el patito feo

La vida de Isco Alarcón en el Real Madrid se ha convertido en una montaña rusa. Desde que llegase en el verano del año 2013 ha ido enlazando etapas de protagonismo con etapas de ingratitud. Pisó el Santiago Bernabéu por primera vez procedente de Málaga con la aureola del futuro Zidane blanco y pasados unos años su carrera se ha estancado más de lo esperado.

Arranca su cuarta temporada vestido de blanco embadurnado de dudas. Este verano tuvo serias ofertas encima de la mesa que estudió de manera minuciosa porque no le importaba salir. La del Tottenham era la más seria pero no hubo un acuerdo entre las partes y se rompió la negociación. Respiró Zidane porque le quiere en la plantilla, pero aún así el jugador presionó para acabar en el Málaga como cedido con el Madrid corriendo con todos los gastos.

No coló la oferta y siguió vistiendo de blanco. A sus amigos más cercanos les confesó su decepción con la situación y que quizás debió tomar el camino que llevó a Manchester a Pellegrini aquel verano de 2013. No se arrepiente de su fichaje por el Madrid pero de su mente no se borra esa oferta de la Premier. Si el Barcelona no hubiese acelerado el fichaje de Neymar por la debacle en la Champions ante el Bayern, hoy, probablemente, Isco vestiría de celeste y estaría a la órdenes de Guardiola. El Madrid, entonces enredado en el fichaje de Bale, tenía que contrarrestar la contratación del brasileño con otra figura ilusionante e Isco se había salido ese año llevando al Málaga a las rondas finales de la Champions.

La realidad es que Isco necesita aire fresco, salir del laberinto de la capital, y veía en Málaga el lugar idóneo para reponerse al calor de la familia. No ha sido posible y ahora tiene que remar en una condiciones complicadas. Esta temporada el Real Madrid ha disputado nueve encuentros, casi todos con escasa participación, y sólo ha sido titular en uno, en la Supercopa de Europa ante el Sevilla, porque la BBC estaba lesionada al completo. Entonces disputó 65 minutos. Luego, en la Liga, ha sido suplente en Anoeta, Las Palmas y en el Bernabéu frente al Villarreal para sumar 56 minutos de juego en total y se perdió por lesión los partidos ante el Celta y Osasuna. En la Champions no se ha estrenado porque estaba convaleciente ante el Sporting de Portugal y vio desde el banquillo todo el partido ante el Borussia en el Iduna Park.

Para redondear su arranque oscuro de temporada que en su estadio no ha disputado un solo minuto y que se perdió la primera lista del nuevo seleccionador, Julen Lopetegui, porque estaba lesionado con un esguince en el tobillo. Atrás quedan tiempos mejores, sobre todo cuando Ancelotti estuvo en el banquillo madridista. El italiano le encontró un hueco en el equipo y fue el jugador que participó en más partidos hasta conseguir el reconocimiento del Bernabéu. Hoy, lo ha perdido y aún no se sabe si lo recobrará o si su mente está ya muy lejos de Chamartín. Jugadores como James Rodríguez o Asensio están por delante de él en las alineaciones y veremos cómo administra Zidane el rol secundario del momento. El Madrid recibe al Eibar este fin de semana en el Bernabéu. Veremos entonces que hace el entrenador y qué determinación toma el seleccionador este viernes cuando de la lista para los partidos oficiales ante Italia y Albania a domicilio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon