Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isco se hizo mayor

AS AS 17/04/2014 Guillem Balagué

Sólo existe un equipo fiable en nuestra Liga y no jugó ayer. Cuando se presenta este Barcelona y este Madrid en el campo siempre hay ocasión para un momento de debilidad, un hueco, un regalo. No son necesariamente ocasiones creadas por el juego del contrario, sino un huevo de Pascua porque sí. Por eso los dos han tenido resultados extraños (Dortmund, Valladolid, Granada), por eso son capaces de gestar un 3-4 y resultados así. El plan de Ancelotti estaba claro: le pidió a Isco que fuera menos Isco y más Seedorf, y el malagueño y el resto del once corrió sin balón hasta tal punto que los blancos llegaron a tener el control del partido sin la posesión. En parte, porque el Barcelona se defiende solo: a base de centros a la olla, de alejarse de nuevo de Messi, sin profundidad, sin sorpresa.

El Madrid lo que tenía que hacer era estar juntito, hacer como si presionaba de vez en cuando y soltar latigazos. En ese contexto de equipos imperfectos, mientras Bale se apropió del papel de estrella, Isco seguía apareciendo para apagar fuegos, persiguiendo al que tenía el balón, al que estaba a punto de tener el balón, y a Messi. Y cuando el Madrid robaba, Isco ofrecía línea de pase, control con un ojo puesto en la contra. Ayer se hizo mayor.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon