Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Japón, un filón comercial para Cristiano Ronaldo

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 14/12/2016 Masato Sugimori
Japón, un filón comercial para Cristiano Ronaldo © Getty Images Japón, un filón comercial para Cristiano Ronaldo

De sobra es conocida la expansión comercial que tiene Cristiano Ronaldo en todo el mundo y Japón, "uno de los países más bonitos de Asia" según el propio luso en una entrevista para Nippon TV, no es que no sea una excepción, sino que es uno de los mercados por los que más apuesta para conseguir numerosos acuerdos publicitarios.

Su fijación en el sector nipón viene de lejos, cuando aún militaba en el Manchester United. Aparte de ser la cara del Pro Evolution Soccer 2008 (Winning Eleven en japonés), el videojuego de fútbol por excelencia de Konami, Cristiano protagonizó un anuncio con Fuji Xerox (una empresa conjunta entre Fujifilm y la empresa estadounidense Xerox Corporation) que se hizo viral en 2006 al figurar en una plaza de toros regateándose al animal.

Toyota, Suzuki, Unilever, Kentucky... ya en el Real Madrid, Cristiano ha ido aumentando su aparición en las televisiones japonesas y en los últimos años ha decidido explotar aún más su tirón en tierras niponas. No en vano, el portugués se hizo los más de 10.000km que separan Madrid y Tokyo en 2014 y en 2015 solo para promocionar dos productos de la firma japonesa MTG. La primera ocasión se fue con un extravagante masajeador bucal (se coloca el aparato en la boca y hay que tratar de balancear las extremidades) y la segunda vez se quitó hasta la camiseta en varios programas para promocionar un aparato de musculación de abdominales.

Un viaje por el cual no solo consigue publicitar sus productos, sino que también consigue hacerse de oro por sus apariciones en los programas japoneses, como en uno que juntan a dos invitados (en este caso, Cristiano el invitado estrella) y el uno y el otro tienen que adivinar el plato que no le gusta de los cuatro que se comen. Entre éste y otros programas, la prensa japonesa aseguró que en 2014 solo en dos días recaudó cerca de tres millones de euros. Así los viajes de más de 13 horas no sientan tan mal.

Encantado con Japón... aunque a veces se sienta incómodo

Cristiano siempre ha afirmado que le encanta el país, el cual lo está visitando por cuarta vez por el Mundial de Clubes (la primera fue por la misma razón con el United) por la amabilidad de la gente. No obstante, en más de una ocasión se ha mostrado confuso y peor aún, incómodo ante las extrañas peticiones que le hacen algunos presentadores japoneses.

Sin ir más lejos, en 2015 acudió a un programa de música con el objetivo de que escuchara temas japoneses "que motivan". En el punto álgido de la emisión, le pidieron que ondeara una toalla al ritmo de la canción y del público, con un evidente gesto de querer que se acabara el espectáculo. Un hecho que avergonzó hasta a los propios japoneses en las redes por el trato que tuvieron con el de Madeira. Quizás por esta experiencia este año no ha vuelto por negocios personales. Sí lo ha vuelto a hacer por temas futbolísticos, y a buen seguro que si gana el Mundialito con una buena actuación le volverán a llover ofertas de allí. Ahora, con su Balón de Oro bajo el brazo, quiere el escudo en mitad de la camiseta que les acredite como campeones de clubes del mundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon