Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jorge Lorenzo necesita volver a creérselo

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 20/05/2014 Elvira González

El paddock de MotoGP lleva preguntándose qué le sucede a Jorge Lorenzo desde el primer Gran Premio de 2014, a la par que nadie duda de que el balear acabará enderezando la situación, como ha hecho en su pasado, y recuperará al demonio competitivo que hay dentro de él.

En 2013 fue quien más porfió por retrasar el alirón de Marc Márquez, pilotando tras las vacaciones estivales como nunca en su vida. Este año se esperaba que fuera la respuesta a Márquez desde Yamaha, pero pasan los Grandes Premios y no hay un cambio en la dinámica negativa del bicampeón MotoGP. Ha llegado a un punto que en Jerez tuvo que reconocer que "no me interesa el campeonato". Tras cinco carreras está a 80 puntos del líder.

En entrenamientos tiene ritmo y luego en carrera no acaba de explotar. Lleva enrocado con el neumático trasero duro de Bridgestone, con una Yamaha que no es estable en frenaday con carencias en su preparación física. Le cuesta sentir la Yamaha como le cuesta trasmitir sus sensaciones a su cuerpo técnico para que puedan ayudarle. Y encima en la pista dos inusuales errores de concentración en Qatar y Austin tuvieron consecuencias excesivamente aparatosas.

"Para nada es mi peor momento. Los ha habido más difíciles, el primer mundial de 250cc, el inicio con la Derbi en 2003. Después de ser campeón del mundo nunca es duro porque no hay la presión que al principio", declaraba Jorge el domingo tras el GP de Francia.

Valentino Rossi, su compañero de equipo, decía en Le Mans que "entiendo a Jorge perfectamente porque también lo he vivido. Ahora soy muy competitivo y doy lo mejor de mí en cada carrera y clasificación y estoy en un punto en el que me alegra el podio. Sin embargo Jorge es distinto. Él sólo quiere ganar, sólo le vale ganar y supongo que eso le frustra bastante. Porque yo he visto a Jorge el año pasado hacer carreras realmente impresionantes, aunque no ganara el título. Sin embargo, este año parece casi imposible, y eso le desespera y no puede dar lo mejor de sí mismo", explicaba.

Una voz autorizada como Ramón Forcada, su jefe técnico desde 2008, contaba a Movistar TV que "es un luchador, quiere solucionarlo. Evidentemente es el que menos contento está de todos y tiene que buscar la solución, es el único que puede saber qué le pasa y cuando la moto no va bien dar las indicaciones claras. Necesitamos que se lo crea, cualidades para pilotar las tiene pero, viendo como van las otras Yamaha, es un problema de convicción"

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon