Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jota entra en el Olimpo de Ipurua

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 26/05/2014 I. Belastegui

Cuando dentro de unos años alguien recuerde esta gesta histórica que ha protagonizado el Eibar, uno de los primeros nombres que seguro saldrá en esa charla será el de Jota Peleteiro. El gallego llegó a Eibar tras una temporada casi inédito y en la villa armera encontró la estabilidad y el fútbol que necesitaba. Felicidad, a fin de cuentas, que Peleteiro está devolviendo en forma de goles para la historia.

Y es que en siete días Jota ha metido dos goles para la historia del club eibarrés. La semana pasada, en Riazor, hizo buena una jugada de pizarra con un derechazo que sirvió para empatar contra el Deportivo. Ayer, cuando el balón quemaba en los pies, cuando había más miedo que ilusión, Jota sobresalió sobre el resto y un zurdazo suyo en el minuto 63 se alojó en las redes de Iván Crespo. Daba igual qué sucediese en Las Palmas o si el ascenso se podía consumar anoche o el próximo sábado. Ese zurdazo a la cepa del poste de la meta vitoriana, ese misil al corazón de Eskozia La Brava era el resumen a un año espectacular del zurdo que ya está en el Olimpo de los Dioses de Ipurua. Jota, 'King' Jota, es el rey de Eibar. Si quiere, llegará lejos en este loco deporte de nombre fútbol. Cualidades tiene de sobra para ello.

Y no sólo hablamos de clase, que tiene a raudales, sino también de carácter, porque cuando más complicado estaba el panorama, Jota tiró de orgullo. Tuvo sus más y sus menos con Manu García, quien fingió una agresión del gallego que el árbitro no quiso entrar a valorar. Pocos minutos después, cuando Urko Vera entró al campo, Gaizka Garitano optó por colocar al '21' del Eibar por detrás del delantero. El cambio más decisivo de la historia del Eibar, ya que desde esa posición llegó la conducción, posterior disparo y golazo de Peleteiro.

Los suplentes saltaron al campo a abrazarle, los aficionados corearon su nombre e incluso le tiraron una txapela que Jota devolvió a la grada. Jota es el ídolo del ascenso abase de fútbol y goles. Jota llegó a un recién ascendido y se irá de un equipo de Primera División. Desde la primera jornada, cuando en Jaén dio la victoria a los de Garitano con un gol y una asistencia, Jota ha marcado el ritmo de un equipo que ha bailado al son que el zurdo, desde la banda derecha o el centro, marcaba.

Ayer mismo, la mejor aproximación de la primera parte nació de sus botas pero Morales no supo acertar. Tras el descanso, la única oportunidad fue ese disparo que terminó en las redes alavesistas. Un gol para la historia, una imagen que ninguno de los más de 5.000 espectadores que ayer abarrotaron Ipurua podrá olvidar. Un gol, en definitiva, que vale un ascenso. Un tanto que hace historia. El Eibar es de Primera.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon